Expertos analizan la participación laboral femenina en la sociedad actual

Según el informe de la OCDE “Women in Work Index 2019”, Chile se encuentra entre los 4 países peor evaluados en equidad laboral femenina, ocupando el puesto número 30 de 34 países, sólo por encima de Grecia, México y Corea.

177

A raíz del fenómeno de las guerras mundiales, a partir de comienzos del siglo XX, las mujeres se vieron forzadas a salir del hogar a la vida pública, quebrando el modelo tradicional femenino heredado del cristianismo europeo. En esta etapa, según explicó Tomas Naudon, consultor de Gestión del Cambio en Olivia, “ellas comenzaron hacer suyos trabajos, actividades y decisiones que tradicionalmente eran de corte masculino, y sumado a fenómenos sociales que se dieron como la reconfiguración de la familia, los métodos anticonceptivos, el desarrollo de la economía y el ritmo de la modernización, la aspiración fundamentalmente masculina de restablecer ‘el antiguo orden’ no fue posible: la mujer había entrado en la arena pública para no salir”.

La igualdad de género en el mercado laboral es un tema global y que ha trascendido en la historia de la humanidad, y que actualmente no sólo concierne a empresarios y gobiernos: cuando las mujeres avanzan, la sociedad en su conjunto también lo hace. Según datos de prensa, la evidencia muestra que el Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina y el Caribe crecería un 16% adicional, si la brecha de género en el mercado laboral se cerrara completamente.

Según el informe de la OCDE “Women in Work Index 2019”, Chile se encuentra entre los 4 países peor evaluados en equidad laboral femenina, ocupando el puesto número 30 de 34 países, sólo por encima de Grecia, México y Corea.

Según añadió Paulina Vergara, gerente de consultoría en Olivia, “si bien al parecer esa primera etapa, que tiene relación con la inclusión de la mujer en el mercado del trabajo, estaría de a poco caminando en términos de porcentaje, aún queda pendiente una segunda fase, que tiene que ver con la calidad del trabajo de la mujer”.

Hoy, el rol de la mujer está ampliamente legitimado en dimensiones fundamentales de la vida social, estableciéndose una diferencia clara en este sentido respecto de comienzo del siglo XX. “Actualmente vemos una mayor participación femenina en la política, la academia y la empresa privada, además de contar con pleno acceso a la educación y obtener mejores resultados a todos los niveles educacionales. Con lo cual, ocupa un rol relevante como ciudadano y actor sociopolítico”, explicó Vergara.

Sin embargo, “el punto aquí ya no es tan enfocado en que aumente la tasa de participación femenina en el mercado laboral, sino más bien que su calidad del trabajo se incremente”, enfatizó la ejecutiva, quien agregó que “siguen existiendo importantes desafíos, como la diferencias salariales entre hombres y mujeres, la masculinidad de las jornadas laborales y la relación entre la mujer y las áreas STEM (en español: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), espacios donde se siguen evidenciando brechas importantes”. Otros, como la corresponsabilidad en la vida familiar y la crianza de los hijos, aún tienen debates no resueltos.

Y aquí es donde aparece la relación con la industria 4.0. En ella la diversidad es un activo. La agilidad, la innovación y el cambio constante son cuestiones que se verán favorecidas en aquellas organizaciones que gocen de una diversidad tal, que motive debates y encuentre soluciones a la infinidad de situaciones a las que se verán enfrentadas, a partir de la velocidad de los cambios de esta cuarta revolución.

Para la profesional, atraer el talento femenino será clave para lograr una “diversidad productiva en las organizaciones y eso tiene que ver fundamentalmente con lograr superar el desafío de la calidad de su trabajo”.