Senado aprobó proyecto que pena con cárcel el vandalismo en transporte público

El proyecto señala que si el ataque es contra un bus o tren del servicio público o contra la infraestructura asociada al transporte, se aplicará la pena de presidio menor en su grado medio (541 días a 3 años y un día de presión) y una multa de 20 UTM (980.660 pesos).

141

El Senado aprobó el proyecto que castiga con cárcel y multas el vandalismo en los medios de transporte público de pasajeros y en la infraestructura asociada a dicha actividad como los paraderos, y despachó la iniciativa a la Cámara de Diputados.

El presidente de la Comisión de Transportes del Senado, Francisco Chahuán, explicó la propuesta aprobada por esta instancia, detallando las multas y sanciones que se establecen ante la destrucción de buses y otros elementos asociados al transporte público. Recordó que el 60% de los buses han experimentado algún daño afectando la frecuencia del servicio.

Luego el senador Alejandro García Huidobro reconoció que este es un tema diario, especialmente en la región Metropolitana aunque advirtió que cada día más en regiones. “Valoramos que esta legislación se ponga en varios casos como son los atentados que afectan cosas o personas, o el rayado de vehículos de transporte público”, reconoció.

En tanto, el senador Juan Pablo Letelier admitió que “las reglas de convivencia están cuestionadas en estos días porque algunos creen que pueden hacer lo que quieran con total impunidad. Lo público lo financiamos todos. No da igual hacer daño o no. Acá establecemos sanciones concretas a casos concretos. Una necesidad de la ciudad es fomentar el transporte público de pasajeros, por eso se requieren buses seguros, eficientes, limpios, y que se sancione a quienes impidan aquellos”.

El proyecto establece que “si el daño o el atentado, cualquiera fuera su forma y cuantía, se produjere contra un bus o tren prestador de servicio de transporte público remunerado de pasajeros en circulación o no, o contra la infraestructura asociada al transporte, tales como, refugios, paraderos, cámaras u otros elementos fijos o móviles, se aplicará la pena de presidio menor en su grado medio (541 días a 3 años y un día de presión) y una multa de 20 UTM (980.660 pesos)”.

Además, “quienes sin la correspondiente autorización por medio de marcadores, tinta, pintura, materia orgánica o similar de cualquier tipo, procedieran a la pintura de mensajes, firmas, rayados, dibujos, u otras figuras o expresiones, escritos, inscripciones o grafismo, sobre cualquier elemento del transporte público, ya sean paraderos, refugios o buses, serán castigados con pena de presidio menor en su grado mínimo (desde 61 a 301 días de prisión) y multa diez UTM (490.330 pesos)”.

La idea de la propuesta es sancionar -con mayor gravedad- los atentados a los medios de transporte público de pasajeros, particularmente los buses, sus elementos auxiliares o accesorios y los daños a la infraestructura asociada, tales como paraderos, terminales, luminaria, elementos de las vías, cámaras u otras tecnologías, cuya destrucción perjudica la movilidad de las personas.