Las aventuras de “Alegría y Sofía” regresan en clase 7B

La historia de la ilustradora, Daniela Thiers, que nació como un webcómic en 2011, vuelve de la mano de Editorial Planeta. La obra “es una extensión de mi mente poco realista y poco práctica”, remarca la artista.

850

La ilustradora Daniela Thiers presentó “Alegría y Sofía 7B” en la Feria del Libro Infantil y Juvenil el 29 de agosto pasado, un cómic con estilo de manga japonés, lleno de color y expresiones llamativas, que relata mediante divertidas historias la vida de estas dos amigas y como luchan por ser ellas mismas al rebelarse contra autoridades, empatizar con los animales, aceptar sus cuerpos y hasta la decepción de un desamor.

Niños y niñas preadolescentes y adolescentes se pueden identificar con estas historias, pues sus personajes son diversos en gustos y personalidades.

Daniela Thiers conversó con La Nación sobre esta nueva entrega de su obra que ya lleva 9 años de historia.

¿Cómo nacen Alegría y Sofía?

-Alegría y Sofía nacen en mi página como un webcómic a fines del 2011. Poco a poco, comencé a ir a ferias de cómics y vendía mis dibujos y mis tiras cómicas en $600; fue una época experimental en mi vida, jajaja. En una de esas ferias conocí a Javier Ferreras, actual editor de Visuales. En mayo del 2012 ya tenía publicado mi primer libro de “Alegría y Sofía”, y hasta la fecha no he parado de publicar tomos. El público infantil juvenil crece cada vez más. Ahora, para el lanzamiento de “Alegría y Sofía clase 7B”, las filas han sido muy largas, estoy un poquito más de dos horas firmando los libros.

¿Cuál es la mayor inspiración de Alegría y Sofía ?

-Mi inspiración viene de mis anécdotas con mis amigas, familias, o cosas simples que pienso o considero chistosas. Lo de las amigas opuestas, creo que no es un tema totalmente original, sale en varias partes, pero trato de narrarlo lo más original posible, creo que todo depende de la narración en las viñetas. Por lo demás crecí viendo animé, así que tengo mucha influencia japonesa.

“Mi nuevo libro ‘Alegría y Sofía 7B’, tiene muchas anécdotas de cuando iba al colegio, en uno de los capítulos van de paseo a las cecinas  San José, a mí me llevaron a San Jorge,  y fue un paseo algo perturbador”, remarca.

¿Cuáles son los estilos de dibujos en los que te inspiras?

-Crecí con Sailor Moon y Dragon Ball, sigo siendo fanática de hecho, me inspiran en muchos aspectos tanto en poderes mágicos como peleas intergalácticas super sayayin ultra instinto. Mi actual diseño se dio porque desde niña dibujaba harto estilo japonés, trataba de copiar los personajes hasta que me quedaran parecidos.  Después de mucha práctica uno encuentra su mano.

Dentro de las historias de este libro ellas van creciendo, se habla sobre temas contingentes como ser uno mismo ¿Qué mensaje esperas que le llegue a tus lectores?

-Ser buena persona. Lo remarco, porque ¿de qué me sirve ser un excelente profesional o muy talentoso si me dedico a perjudicar al otro por mi egoísmo? Ser inteligente en estos tiempos para algunos lo es todo, cabe cuestionarse si con tantos diplomas, estudios o cargos uno es realmente feliz. Ser uno mismo en esta vida, descubrir cuál es tu camino es algo maravilloso. Qué más desearía yo que todos encontrarán su camino. En la vida resulta que las personas que te rodean, incluso tus papás tratan de imponerte un camino, casi nadie te ayuda a encontrar el tuyo propio. Por eso es importante conocerse uno mismo, trato de dejar ese mensaje en mis cómics y sobre todo creer en uno mismo.

¿Qué significan para ti “Alegría y Sofía”?

-Significa mucho, es una extensión de mi mente poco realista y poco práctica, vivo imaginando historias y símbolos misteriosos la mayor parte del día.  Desde que creé “Alegría y Sofía” mi intención ha sido hacer reír y divertir al lector. Me gusta sentir que disfrutan con mis personajes; ellas me ayudan a alegrar a otros, son mi portavoz de conceptos que creo, son mis guías para enfrentar un mundo tan complejo y a veces frío. Ellas divierten y la historia de magia que tejen los libros hace pensar sobre el mundo, espero que no solo me guíen a mí, sino que también a los demás.