General (r) Oviedo: “Los $4.500 millones no se condicen con el patrimonio que he acreditado”

El exjefe del Ejército habló con "El Informante" sobre la situación judicial que enfrenta en el marco del caso malversación de caudales públicos en relación a los gastos reservados de la institución y los viajes en comisión de servicio con agencias de viajes.

334

“Espero que los eventos que dictan los procesos que la justicia tiene para nuestro país puedan darme y permitirme generar la defensa adecuada para demostrar mi plena inocencia respecto a lo que se imputa”, expresó el excomandante en jefe del Ejército, general (r) Humberto Oviedo.

Quien fuera la más alta autoridad de la institución castrense (2014-2018), conversó con “El Informante”, de TVN, sobre la situación judicial que enfrenta en los casos agencias de turismo y gastos reservados que sustancia la jueza de la Corte Marcial, Romy Rutherford.

“Es una situación muy especial y también creo que muy dolorosa. En lo personal, para mí ha sido una situación compleja desde el punto de vista familiar y profesional”, manifestó el general (r) en cuanto a su sentir respecto a que éste caso lo tenga a él y a su antecesor, Juan Miguel Fuente-Alba como imputados.

Subrayó que “es una imputación muy grave, de una malversación de más de $4.500 millones, y que esos recursos habrían estado no utilizados en lo que corresponde a la ley. Y lo más grave aún, que se imputa como si hubiesen sido usados en forma personal y con terceras personas. Obviamente que eso por mí es rechazado plenamente”, sentenció.

Recalcó que la cifra por presunta malversación de caudales públicos que se le adjudica “parece como una cosa extraordinaria”, ya que “no se condice obviamente con el patrimonio que yo he acreditado en una auditoría contable independiente que fue presentada en la libertad que yo hice a la corte marcial, donde se ganó por cuatro votos a uno”.

Oviedo sostiene que ese reporte revela exactamente “cuál es mi patrimonio, que ha sido corroborado como un patrimonio que está correctamente adecuado a las cosas que yo hice durante 43 años como empleado público y siendo militar desde los 15 años”.

Por lo tanto, añadió, “la cifra no tiene relación, porque sería muy raro poder no justificar $4.500 millones… Obviamente, que tengo la plena convicción de que voy a poder probar que, de hecho, esa cifra, yo no me hago cargo de ella porque está solventada sobre imputaciones y dichos, no en documentos oficiales, y que si así fuese, esos recursos han sido utilizados en la institución”.

IMPUTACIONES

El excomandante en jefe del Ejército comentó también al testimonio del general Sergio Ahumada, respecto de costosos almuerzos a los que él invitaba a líderes de opinión, ministros, etc., con cargo a los gastos reservados, Oviedo respondió que “las opiniones obviamente son de las personas que las dicen”.

“Lo que sí yo puedo aclarar es que la secretaría general del Ejército es la que tiene la responsabilidad del funcionamiento de la comandancia en jefe. Yo fui comandante en jefe del Ejército, por lo tanto, el general de la secretaría general recibe recursos del funcionamiento presupuestario y también de recursos especiales para las funciones que requiere hacer, por ejemplo, seguridad o atención de bilaterales con países extranjeros”

Añadió que los 43 depósitos que la ministra Rutherford le imputa “no existen. Eso lo puedo decir porque están en el informe contable y eso no es así. Además, la cifra tampoco calza. Los depósitos no suman $199 millones e, insisto, no hay una constancia de periodicidad de seis millones. Todos los depósitos en mi cuenta corriente jamás se hicieron por personas que no fueran las titulares de la cuenta, que soy yo y mi señora”.

“Tampoco los he escondido, están en el banco. De acuerdo al peritaje contable, son $155 millones de depósitos los que yo hago en función de mi trabajo. Especialmente de los viáticos y otras cosas familiares, pero no tienen nada que ver con recursos que hayan sido entregados por ley de gastos reservados”.

“Reconozco que como comandante en jefe, durante los cuatro años, tuve el uso de gasto reservado, pero en función de actividades que tenían que ver con el funcionamiento del Ejército, para ámbitos de seguridad. Tanto en el país, como afuera”, agregó Oviedo. “Jamás recibí una observación de pasajes y fletes respecto de alguna acción impropia (…) Había un uso y costumbre que está lejos del dolo o de la confabulación para extraer plata”, sostuvo.

Corte Marcial concede libertad bajo fianza al general (r) Oviedo

Malversación de caudales públicos: Rutherford embargó bienes raíces del general (r) Oviedo

Oviedo a compañeros del Ejército: “Vivir el presente no es tan fácil”