De a poco vuelve el agua potable en Chiguayante: las clases están suspendidas

El seremi de Salud, Héctor Muñoz, anunció dos sumarios sanitarios en contra de Essbio. El primero por el masivo y prolongado corte y el segundo por desplegar operarios a cargo de los estanques de agua potable que no estaban capacitados ni certificados en su manipulación.

90

El servicio de agua potable comenzó a reponerse de manera paulatina en Chiguayante durante la madrugada de este lunes. Aproximadamente unas 85.000 personas se vieron afectadas por el corte que se inició a las 9:00 de la mañana del sábado pasado.

Tras el último Comité Operativo de Emergencia (COE), el intendente del Biobío, Sergio Giacaman, se mostró aliviado por el fin de la emergencia, que amenazó con convertirse en un “Osorno 2”, debido a los inútiles intentos de reponer el servicio durante el domingo.

Finalmente, cerca de las 22:00 horas del domingo, los trabajos en la matriz de Cochrane con San Martín dieron resultados positivos y el flujo de agua en la cañería principal se repuso lentamente, para evitar que las soldaduras cedieran ante la presión del líquido, como ocurrió en los intentos anteriores.

Sin embargo, Essbio mantiene instalados 100 estanques, los cuales están siendo cargados de forma permanente. Asimismo, el Ejército ha dispuesto en terreno dos camiones aljibe de 1.200 y 2.500 litros, sumados a los dos camiones aljibe desplegados por la Armada. 

Al momento, se han realizado cinco comités operativos regionales de emergencia en dependencias de la Municipalidad de Chiguayante, a modo de coordinar los avances y evaluar las acciones de respuesta y mitigación para enfrentar esta situación.

En todo caso, las autoridades mantuvieron la suspensión de clases para este lunes en los 11 establecimientos educacionales de Chiguayante, aunque algunos establecimientos entregarán la alimentación suministrada por la Junaeb. 

Además, el seremi de Salud, Héctor Muñoz, anunció dos sumarios sanitarios en contra de Essbio. El primero por el masivo y prolongado corte y el segundo por desplegar operarios a cargo de los estanques de agua potable que no estaban capacitados ni certificados en su manipulación.