EEUU ofrece amnistía a Maduro: “Queremos que tenga una salida digna y que se vaya”

Así de directo fue el enviado para Venezuela de la Casa Blanca, Elliot Abrams, al señalar el objetivo del gobierno de Donald Trump para sacar a ese país de la crisis institucional, económica y humanitaria que vive hace años.

160

“No queremos procesarte y no queremos perseguirte. Queremos que dejes el poder”, señaló el diplomático de alto nivel designado por el gobierno de Estados Unidos, Elliot Abrams, al conminar al gobernante venezolano, Nicolás Maduro, a dejar voluntariamente el cargo para que su país pueda retomar la democracia y comience a dejar atrás la severa crisis que atraviesa.

En una entrevista con The New York Times el enviado para Venezuela de la Casa Blanca sostuvo que las acciones y sanciones emprendidas por la administración de Donald Trump contra el régimen del sucesor de Hugo Chávez, “no es una persecución”.

“No estamos tras él, queremos que tenga una salida digna y que se vaya”, sostuvo Abrams, añadiendo que no había visto señales de que el mandatario socialista, considerado un dictador por la oposición, estuviera dispuesto a ceder su puesto en el Palacio de Miraflores.

La visión del representante estadounidense contrasta con ocho meses de sanciones, aislamiento internacional y amenazas del gobierno de una posible intervención militar contra el régimen de Maduro y su círculo cercano, quienes están acusados de aferrarse al poder y de haber manipulado las elecciones del año pasado.

Cabe recordar que la semana pasada, el propio Trump declaró Washington ha tenido contacto a “niveles muy altos” con Caracas, luego de trascendidos que los había habido y que Maduro se vio obligado a reconocer y afirmar que estaba al tanto.

“La noción de que hay un patrón de contactos es equivocada. Ha habido mensajes intermitentes y creo que a la gente le parecería completamente predecible cómo es el mensaje muy ocasional desde Washington” en relación a las advertencias a Venezuela, explicó Abrams, subrayando que no considera que, por el momento, sea valioso hablar directamente con Maduro.

El diplomático subrayó que cualquier contacto directo entre Washington y Maduro arriesgaría las negociaciones paralelas que representantes del gobierno y de la oposición —liderados por Juan Guaidó, a quien EEUU califica como presidente legítimo— llevan a cabo en Noruega y en Barbados y que le han permitido a Nicolás Maduro asegurar que busca una resolución pacífica a la crisis política, evitando con ello las sanciones europeas.

Abrams también dijo que la Casa Blanca no dará su respaldo a que haya nuevas elecciones en el país suramericano si en la boleta hay alguno de los dos hombres que se disputan el poder: Maduro o Guaidó, ya que si ellos quieren postularse, primero tendrían que dejar el cargo para evitar que haya peleas sobre si se manipuló la votación.

EEUU contactó a gente del gobierno de Maduro para discutir su salida

Maduro fustiga a Bachelet por su informe: “Debería agarrar una piedra y darse en los dientes”