Ministro de Justicia: “Comandante Ramiro” cumplirá 27 años de cárcel sin derecho a indulto

Así lo afirmó Hernán Larraín al pormenorizar cómo se gestó el proceso que permitió la extradición del exfrentista y cómo será su situación procesal, una vez que enfrente al ministro Carroza por los delitos con condenas perpetuas que motivaron su fuga en 1996 desde la Cárcel de Alta Seguridad.

405

Hernández Norambuena, ahora en Chile, deberá cumplir lo que le falta para enterar los 30 años, es decir, 27 años”, en las condiciones y garantías que impone y otorga el sistema penitenciario, sentenció este martes el ministro de Justicia, Hernán Larraín, al detallar la situación procesal y penitenciaria que enfrentará desde ahora el ex frentista extraditado desde Brasil.

En una conferencia conjunta con el canciller, Teodoro Ribera, donde cada uno explicó las gestiones realizadas por sus carteras para lograr este resultado que había sido tan esquivo para el Estado chileno desde el gobierno de Ricardo Lagos hasta el de Sebastián Piñera, la autoridad explicó por qué el denominado “comandante Ramiro”, no cumplirá las dos condenas perpetuas que suman 40 años por el asesinato de Jaime Guzmán y el secuestro de Cristián Edwards.

Larraín subrayó que la extradición se logró en virtud del tratado de 2012, que establece la pena máxima que se puede imponer en el país al que requiere, en este caso a Brasil que son 30 años como techo, es la pena máxima que se debe aplicar en el país.

“No ha sido, como han señalado algunos, una decisión del Gobierno de rebajar una pena, sino que ha sido el cumplimiento de una obligación que emana de un tratado y que permite cumplir una condición impuesta por Tribunal Federal Supremo de Brasil”, enfatizó.

Recalcó que ad portas de que el condenado pasara a un régimen semi cerrado, es decir, con reclusión nocturna y libertad diurna, “estábamos ante una disyuntiva: o extraditábamos a Mauricio Hernández Norambuena, en los términos que el tratado y la Corte Suprema de Brasil lo establecen, por la vía de la extradición; y si no la había, estaba la posibilidad de que él, en pocos días o semanas tuviera el inminente riesgo de fuga dado su historial”.

El secretario de Estado enfatizó que la extradición “da una señal potente, que es que los prófugos de la justicia no deben descansar, porque la mano de la justicia chilena los va a perseguir hasta que cumplan con las penas impuestas. Esa es la única forma en que se combate al terrorismo, a la delincuencia y a la violencia, haciendo cumplir a todos el rigor de la ley”.

Requerido por eventuales beneficios carcelarios a los que el ex miembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez pudiera acceder, Larraín aseveró, por ejemplo, que “el indulto en el caso de Hernández Norambuena no procede, porque ha sido condenado por conductas terroristas y por lo tanto, radica en los tribunales la forma en como estos van a aplicar el tratado de 2012”, acotando que como gobierno ya se lo expuso al Poder Judicial.

EJERCICIO DE SOBERANÍA

A su turno el titular de Relaciones Exteriores, destacó el trabajo mancomunado de las dos carteras para lograr en 150 días el retoro directo a la Cárcel de Alta Seguridad del fugado autor intelectual del asesinato del legislador y fundador de la UDI y del secuestro del hijo del fallecido dueño del diario El Mercurio, Agustín Edwards, subrayando que fue proactivo y diligente y profesional.

“Traer a un fugado a Chile para que cumpla aquí su condena es ejercer soberanía”, expresó Teodoro Ribera, en relación a las labores que realizaron los ministerios en forma reservada y sigilosa analizando las materias jurídicas y diplomáticas para cumplir con la exigencia de la justicia brasileña.

Este profundo análisis permitió tramitar de manera ágil y exitosa la anhelada extradición de uno de los culpables del asesinato del senador Guzmán y el secuestro de Cristián Edwards, y va a permitir que uno de ellos cumpla su condena en Chile”, dijo, concluyendo que ésta es “la mejor demostración de nuestra lucha contra el terrorismo”

Piñera por extradición de Hernández Norambuena: “Fortalece nuestra justicia”

A 23 años de su fuga: El “comandante Ramiro” volvió a la Cárcel de Alta Seguridad