Defensa de Hernández Norambuena solicitó prescripción de las penas

No obstante, el magistrado a cargo del caso, Mario Carroza, indicó que en el escenario y condiciones que se dio la extradición del “comandante Ramiro” desde Brasil a Chile “es materia de una situación a analizar”.

222

La prescripción de las codenas perpetuas por las que fue juzgado y encarcelado en la década del ‘90, Mauricio Hernández Norambuena, antes de darse a la fuga en un helicóptero en 1996, solicitó este martes la defensa del exfrentista, Alberto Espinoza.

Así lo informó el ministro en visita Mario Carroza al señalar que “habría que resolver si efectivamente la media prescripción es posible de aplicar y, de ser así, existe normativa que puede bajarse en uno o dos grados una condena”.

No obstante, el magistrado indicó que en el escenario y condiciones que se dio la extradición del “comandante Ramiro” desde Brasil a Chile “es materia de una situación a analizar”.

Ello, porque como ya ha dicho el Gobierno, conforme a los tratados vigentes, el autor intelectual del crimen del senador de la UDI, Jaime Guzmán, y del secuestro de Cristián Edwards, debe cumplir hasta un techo de 30 años, diez menos del total de ambas penas.

Fue el propio ministro de Justicia, Hernán Larraín, quien explicó que los convenios de extradición entre ambos países y el cotejo de la legislación internacional, sumado a los tres años que estuvo en la Cárcel de Alta Seguridad (CAS) antes de fugarse en un helicóptero con otros tres miembros del FPMR, indican que el condenado pasará un máximo de 27 años en reclusión.

El juez sostuvo que aún están vigentes las dos condenas de presidio perpetuo, pero que la Cancillería debe enviar el Poder Judicial la documentación oficial respecto de la extradición, “donde se señale cuáles van a ser los pasos a seguir en cuanto al cumplimiento del tratado y de la legislación chilena”.

Hermana del “comandante Ramiro”: “Está entero, feliz de volver a la patria”

Ministro de Justicia: “Comandante Ramiro” cumplirá 27 años de cárcel sin derecho a indulto