Empresas de turismo expresan inquietud por rebaja de la jornada laboral

Ricardo Margulis, presidente de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), dijo que “cualquier proyecto para rebajar la jornada laboral que no contemple avanzar en flexibilidad laboral, golpeará de manera importante a las pequeñas y medianas empresas, y por tanto, afectará también a la economía y la ocupación”.

133

Con una industria que está compuesta en un 96% de pequeñas y medianas empresas, en el sector turismo hay inquietud frente al debate por la rebaja de la jornada laboral, según indicó Ricardo Margulis, presidente de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur). 

Para el representante gremial, “la discusión de este tema se ha centrado principalmente en la pugna que mantiene enfrentado al gobierno con la oposición, donde cada uno defiende su propuesta, sin que se le dé prioridad al tema de fondo, que es la flexibilidad laboral y cómo avanzamos hacia un sistema laboral moderno, inclusivo, que incentive la creación de empleos y que a la vez proteja los derechos de los trabajadores”.

El problema, advierte Margulis, es que “cualquier proyecto para rebajar la jornada laboral que no contemple avanzar en flexibilidad laboral, golpeará de manera importante a las pequeñas y medianas empresas, y por tanto, afectará también a la economía y la ocupación”. 

El presidente de Fedetur agregó que en esta discusión hay “mucho ruido ambiente que impide abordar con profundidad cuestiones elementales, entre ellas, qué impacto tendría una medida de este tipo en las empresas, especialmente las de menor tamaño, considerando que una rebaja laboral implicaría aumentar el costo de las mismas, que no estarían en capacidad de absorber”.

Margulis recordó que para la industria del turismo esto es particularmente sensible, ya que se trata de un sector donde el grueso de las empresas son pequeñas.

“Estamos hablando de una actividad que genera 400 mil empleos directos al año, y que se vería afectada si una medida de este tipo se implementa y no va acompañada de flexibilidad. El turismo en esto es diferenciador, porque ofrece oportunidades laborales a los sectores más vulnerables, como son las mujeres y jóvenes, permitiéndoles optar a empleos de calidad, formales y con flexibilidad”, dijo.

“Debemos entender que el sistema laboral está cambiando a pasos agigantados a nivel global con el rápido avance de la transformación digital, y que si no nos subimos a ese carro y continuamos con las rigideces de nuestro mercado laboral, perderemos competitividad y eficiencia”, puntualizó el dirigente gremial.

Margulis enfatizó que el turismo es una actividad que tiene muchas particularidades que requieren ser abordadas de forma especial para permitir el crecimiento del sector y la creación de más fuentes de empleo. “Si bien en la anterior reforma laboral se incorporaron medidas de flexibilidad laboral para la industria, estas no fueron suficientes, y nosotros venimos insistiendo en que es necesario profundizarlas”.

“Recién ahora se han entregado algunas cifras del eventual impacto que tendría una rebaja de jornada laboral en el empleo y empresas, lo cual es fundamental, ya que este es un tema, que por el alcance y efectos que podría tener, debe abordarse con argumentos técnicos rigurosos”, añadió.

El representante gremial finalizó haciendo un llamado a las autoridades y parlamentarios a priorizar la flexibilidad laboral en el debate por la rebaja de jornada y apuntar a medidas que impulsen el crecimiento económico y la empleabilidad.