Peso argentino logra una pausa este jueves en una semana negra de depreciación

El presidente Mauricio Macri dijo que este miércoles llamó al candidato de centro izquierda, Alberto Fernández, “porque llevar racionalidad y convivencia es mi primer compromiso con los argentinos".

145

El mercado cambiario logró una pausa este jueves en Argentina, con una apreciación de 4,12% en su moneda, luego de tres días seguidos en caída por el revés del presidente liberal Mauricio Macri en las elecciones primarias del domingo pasado.

El tipo de cambio cerró en 59,72 pesos por dólar, luego de que Macri y el candidato Alberto Fernández, claro favorito para reemplazarlo en la presidencia, hicieran diversos llamados a la calma a los mercados.

Fernández consideró que un tipo de cambio a 60 pesos por dólar “es razonable” y dijo que ya no debería tener mayores fluctuaciones.

El índice Merval de la bolsa de Buenos Aires transcurre una jornada al alza, con una ganancia de 3,89% una hora antes del cierre de operaciones, a 31.085,06 puntos. 

Tras una conversación telefónica este miércoles, Macri y Fernández lanzaron mensajes conciliadores en un intento por detener las turbulencias con que reaccionaron los mercados a las primarias en las que la fórmula de Fernández con la expresidenta Cristina Kirchner consiguió 47% de los votos.

Ambos deben medirse en la primera vuelta de las presidenciales el próximo 27 de octubre.

“Nuestra propuesta no supone riesgos de default, supone sí una lógica de funcionamiento distinta”, sostuvo Fernández, considerado como un moderado dentro del kirchnerismo.

Este jueves ambos reiteraron el tono de sus declaraciones.

“Llamé a Alberto Fernández porque llevar racionalidad y convivencia es mi primer compromiso con los argentinos”, dijo Macri en un encuentro en el que participaron sus ministros y dirigentes de su coalición de centro-derecha Cambiemos. Macri les reiteró que pondrá todo su empeño en lograr la reelección.

Fernández, en tanto, destacó que entre ambos quedó una “línea abierta sin intermediarios”.

“Le pedí al presidente que no insistan con el discurso de que vamos a ser Venezuela, porque no es cierto, y nada intranquiliza más a los mercados que eso. Se vuelve como una profecía autocumplida, se le termina volviendo en su contra”, refirió el candidato en una entrevista con radio Mitre.