Guaidó denuncia que Maduro pretende disolver el Parlamento venezolano

El dirigente señaló que entre las posibles medidas que puede tomar la Constituyente está “convocar ilegalmente a elecciones” al Parlamento y “perseguir masivamente a diputados”, como la decisión de la Corte Suprema de enjuiciar a tres diputados.

135

El líder opositor venezolano Juan Guaidó denunció que la oficialista Asamblea Constituyente estudia disolver el Parlamento o adelantar las elecciones legislativas, en medio de un nuevo conflicto político generado por las sanciones que Estados Unidos impuso hace una semana al régimen de Nicolás Maduro.

“Hemos recibido información importante sobre las pretensiones de una nueva locura de un régimen que no tiene escrúpulos”, acusó el presidente la Asamblea Nacional, único poder en manos de la oposición y electo democráticamente antes de que Miraflores resolviera crear un poder legislativo paralelo.

En un mensaje transmitido por redes sociales el domingo, Guaidó indicó que entre las posibles medidas que puede tomar la Constituyente está “convocar ilegalmente a elecciones” al Parlamento y “perseguir masivamente a diputados”.

De hecho, este lunes el Tribunal Supremo de Venezuela ordenó este lunes enjuiciar a tres diputados opositores por delitos como traición a la patria, lo que eleva a una docena el número de parlamentarios procesados por la justicia penal, anunció la corte.

Los legisladores José Guerra, Tomás Guanipa y Juan Pablo García fueron acusados de la “comisión flagrante”, además, de conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir y usurpación de funciones, entre otros cargos, según un comunicado de la máxima corte, de línea oficialista.

“A esta hora no tienen decisión política a lo interno del régimen y del estamento militar”, señaló, entonces.

La Asamblea Nacional, cuyas decisiones son consideradas nulas por la justicia tras declararla “en desacato”, fue elegida en 2015 y su mandato termina en 2021.

“COBARDES GUSANOS”

Juan Guaidó aseguró que ha denunciado este posible ataque a sus socios en la comunidad internacional, ante “valientes militares de la Fuerza Armada Nacional que no están de acuerdo con estos elementos” y con integrantes del gobierno del presidente Nicolás Maduro “que quieren nuevas alternativas”.

“Si mañana hacen lo que pretenden hacer resultará en una fase de conflictividad superior”, alertó el líder opositor. “Quieren mostrar una fortaleza que no tienen (…) tratando de eliminar el único poder (de Venezuela) reconocido por el mundo”.

El presidente de la Constituyente, Diosdado Cabello, confirmó que el organismo sesionará este lunes.

“Como que estamos llegando a la justicia y los cobardes gusanos vende patria arrancan en desbandada”, escribió en Twitter el número 2 del chavismo. “Juanito alimaña [como llama a Guaidó, ndlr] si estás asustadito compra un perro”.

Maduro dijo el sábado que la “justicia a veces tarde pero llega” en referencia a su principal opositor, a quien llamó “bandido” y “piltrafa”.

“JAMÁS CEDER AL CHANTAJE”

Guaidó es reconocido presidente por medio centenar de países, incluido Estados Unidos, que lidera la ofensiva internacional contra Maduro, al que ha azotado con una avalancha de sanciones.

La última de ellas consistió en un bloqueo de los activos de Venezuela en ese país y acciones contra empresas que hagan negocios con el gobierno socialista.

Ante esa arremetida, Maduro congeló el diálogo que mantenía con la oposición en Barbados con la mediación de Noruega e impulsó una colecta de firmas para acompañar un manifiesto de protesta que presentará en la ONU.

“Lo hemos dicho: un diálogo con un régimen al que nadie le cree es inviable”, pero “una negociación para lograr el cese de la usurpación, el gobierno de transición, y las elecciones es un mecanismo válido, como lo es la calle, como lo es el Grupo Internacional de Contacto, como lo es el Grupo de Lima, como lo es la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca”, TIAR, un tratado regional de defensa que ampararía una eventual intervención militar, dijo Guaidó.

“Vamos a hablar con todos los funcionarios civiles y militares que se pongan del lado de la Constitución”, pero “jamás ceder ante el chantaje para evitar mayor presión”, expresó.