“La historia de Greta”, la biografía no oficial de la activista medioambiental sueca que sufre de asperger

La joven, que fue diagnosticada con el síndrome a los 11 años, se ha convertido en una reconocida defensora del medio ambiente y ya anunció que cruzará el Atlántico en el yate de carreras “Malizia II” para participar en una cumbre sobre el cambio climático de Naciones Unidas en Nueva York y luego en la COP25, que se realizará en diciembre próximo en Chile. Este libro de Ediciones Destino pone de relieve su gran historia.

1764

“Greta Thunberg tenía quince años y una idea: había que cambiar las cosas para proteger el medio ambiente.  En pocos meses consiguió implicar a millones de personas en su causa y hacer que todos, tanto gente corriente como poderosa, se interesaran en la salud de nuestro planeta”.

Así parte la introducción del libro “La historia de Greta”, Ediciones Destino, que en 143 páginas, en un lenguaje sencillo, con ilustraciones y un ordenado relato de los hitos, cuenta la historia de esta adolescente medioambiental sueca, nacida en 2003, que en agosto del año pasado comenzó una huelga delante del Parlamento de su país para exigir a los políticos que tomen medidas contra el calentamiento global.

Después de eso la joven ha intervenido en importantes conferencias como la COP24, que se realizó en diciembre del año pasado en Katowice, Polonia, y en el Foro Económico de Davos que se desarrolló en enero pasado en Suiza. En marzo de este año fue nominada al Premio Nobel de la Paz.

Greta Thunberg anunció que se subirá al yate de carreras “Malizia II” y cruzará el Atlántico para trasladarse desde Europa hasta el continente americano, donde participará primero en una cumbre sobre el cambio climático de Naciones Unidas en Nueva York y luego en la COP25 que se realizará en diciembre próximo en Santiago de Chile. No viaja por aire por el impacto que ello tiene en el medio ambiente.

“UNA CHICA RETRAÍDA, SILENCIOSA Y TÍMIDA”

En el libro se pone de relieve que Greta no siempre fue una heroína valiente.

“Al contrario: antes de comenzar su increíble aventura enfrente del Parlamento sueco, era una chica retraída, silenciosa y tímida. La típica estudiante que sigue las clases en silencio, sentada donde nadie se fija en ella, en las últimas filas. En su vida no había ocurrido nada especialmente llamativo, nada que hiciera sospechar que algún día convencería a centenares de miles de jóvenes para seguir su ejemplo”, se pone de relieve en el segundo capítulo.

El tema medio ambiental le inquietaba. A los 8 años descubrió que el clima del planeta estaba cambiando. En el colegio, los profesores hacían hincapié en que se debía apagar la luz cuando se salía de la habitación. Le explicaban que las personas con sus actividades diarias podían provocar un cambio.

A los 11 años le detectaron a la adolescente el síndrome de Asperger.

“Cuando una persona diagnosticada con este síndrome se interesa por un tema suele darle vueltas y más vueltas sin poder quitárselo de la cabeza. Eso era justo lo que le ocurría a ella”, se remarca en el texto.

La fama que ha alcanzado le ha permitido también –recalca el libro- dar a conocer mejor este síndrome. “Quien lo tiene, como es su caso,  es menos propenso a hacer nuevos amigos, conocer gente, hablar por hablar, pero posee grandes cualidades. Y Greta lo ha demostrado. Ahora depende de todos nosotros estar a su altura”.

A todos aquellos que la critican, la adolescente les aconseja que “se informen, que escuchen a los científicos y a los expertos que se ocupan del cambio climático, que no pierdan tiempo hablando de ella ni de los días de clases perdidos. No es eso de lo que se trata”.

En la tapa de “La historia de Greta” se destaca que los lectores deben prepararse “para leer un relato hecho de esperanza, coraje y determinación. Esta es la historia de Greta Thunberg, pero también la de tantos otros chicos y chicas de todo el mundo dispuestos a luchar contra la indiferencia de los mayores por un futuro mejor. Porque nunca nadie será demasiado pequeño para hacer cosas grandes”.