“Plantón” de Bolsonaro al canciller francés podría “retrasar” acuerdo UE-Mercosur

Según la prensa brasileña, la decisión del mandatario de suspender el encuentro con la autoridad gala, se debe a su encuentro con la exministra de Medio Ambiente de Dilma Rousseff, Izabella Teixeira y su insistencia en el respeto que debe considerar el convenio del Acuerdo de París.

103

El “plantón” del presidente brasileño Jair Bolsonaro al canciller francés Jean-Yves Le Drian sigue dando que hablar este miércoles en Brasil, donde la prensa habla incluso que esta acción podría “retrasar la ratificación del acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur”.

La reunión, que estaba programada para la tarde del lunes pasado, se canceló oficialmente por parte del Palacio Planalto, que arguyó “cuestiones de agenda” del mandatario.

No obstante, el jefe de Estado se hizo un espacio para cortarse el pelo en vivo durante 12 minutos en Facebook, poco después de la hora programada para la encuentro con el titular de relaciones exteriores galo.

“Bolsonaro plantó al ministro francés, que se había reunido con ecologistas”, informó el periódico O Globo, refiriéndose a que el motivo de suspender el encuentro se debería a que la autoridad se entrevistó el día antes con Izabella Teixeira, quien fuera ministra de Medio Ambiente del gobierno izquierdista de Dilma Rousseff (2011-2016).

Mencionando fuentes diplomáticas, el diario Folha de Sao Paulo afirma que “la repercusión de este gesto fue horrible y puede tener un impacto en el proceso de ratificación del acuerdo de libre comercio entre Mercosur y la Unión Europea”.

Hace dos semanas, durante un desayuno con periodistas extranjeros, Bolsonaro expresó su desconfianza sobre la reunión con Le Drian, a quien calificó erróneamente de “primer ministro”.

“Recibiré al primer ministro francés para hablar sobre el medio ambiente, pero no podrá derribarme, comprenderá que el gobierno de Brasil ha cambiado”, dijo en esa ocasión.

El acuerdo entre los dos bloques incluye un capítulo sobre desarrollo sostenible que abarca “la gestión sostenible y la conservación de los bosques, el respeto a los derechos de los trabajadores y el fomento de una conducta empresarial responsable”.

Asimismo, sus miembros deben comprometerse a respetar el acuerdo climático de París, que Bolsonaro había amenazado con abandonar poco después de su elección.

“Cuando veo que en el acuerdo de París hay un cambio considerable del presidente brasileño, se espera que sea concretado con orientaciones precisas. Queremos verlo”, advirtió el canciller francés a principios de julio.

Le Drian señaló que hay “líneas rojas” que no deben cruzarse para la ratificación del acuerdo entre la UE y el Mercosur (que agrupa a Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay): “Pleno respeto al Acuerdo de París, protección de las normas ambientales y sanitarias, protección de nuestros sectores (económicos) sensibles”.

El medio ambiente es un tema delicado para Bolsonaro, un notorio escéptico del cambio climático. Recientemente cuestionó las cifras oficiales que muestran un aumento de la deforestación y pidió que se le avise antes de que se hagan públicas.

UE y Mercosur suscribieron histórico acuerdo de intercambio comercial