Benito Baranda y abusos del cura Poblete: “Hubo negligencia, se le dio un poder omnipotente”

Así explicó el exdirector social del Hogar de Cristo la libertad que tuvo el fallecido sacerdote jesuita, al que se le adjudican al menos 22 abusos sexuales y otros apremios contra mujeres en 48 años de su ministerio. También hizo un mea culpa “por no prestar atención” a su conducta.

371

“Las personas que éramos de su entorno, especialmente quienes trabajábamos con él, seguramente no percibimos la profundidad de su comportamiento”, reconoció este miércoles, quien fuera el brazo derecho del padre Renato Poblete por 10 años en el Hogar de Cristo, Benito Baranda, tras el contundente informe respecto la serie de abusos sexuales y de conciencia que el presbítero cometió durante el ejercicio de su ministerio.

El ex director social de la obra que fundó San Alberto Hurtado, habló con radio Pauta, oportunidad en la que calificó de “tremendo” el documento dado a conocer el martes por la Compañía de Jesús, orden a la que pertenecía el denunciado cura, y que acredita 22 denuncias de mujeres que padecieron años de vejámenes y maltrato sexual y sicológico con él.

El detalle de la doble vida del sacerdote señala que entre 1960 y 2008, el excapellán de la institución habría mantenido seis relaciones estables durante ese período y en cinco de ellas cometió abusos, sumado a su vinculación con por lo menos un aborto, conforme a la versión de su primera denunciante, la teóloga Marcela Aranda.

Frente a este escenario Baranda hizo un mea culpa respecto de él y de otros colaboradores cercanos al religioso, de no advertir en la conducta de Poblete algún indicio que hiciera sospechar de la sórdida doble vida que llevaba.

“Claro que tenemos responsabilidad. Tuvimos un vínculo muy estrecho con él durante todo el período en que fui director social y uno se mira así mismo en un cargo de autoridad y, por supuesto, que hace una revisión de sus actitudes en relación al comportamiento del padre Renato y, claro, hay un no observar, no prestar atención”.

Al respecto fue enfático en señalar que no solo existió negligencia “en relación a los jesuitas” de no darse cuenta del proceder del extinto presbítero, sino también de las “instituciones en las cuales trabajó el padre Poblete y en particular el Hogar de Cristo.

“Me imagino que se le dio un poder omnipotente, en el Hogar de Cristo era el capellán y es de las pocas instituciones y fundaciones en Chile que tiene derecho a veto”, subrayó el actual presidente de América Solidaria.

En su calidad de sicólogo, Benito Baranda, se refirió a cómo se comportan las personas como Poblete, indicando que “aquellas de doble personalidad, o que tienen una doble vida, logran mantener ciertos espacios de control, algunos se le pueden escapar”.

“En el caso de él, al parecer, se le escapaban algunos y las personas que éramos de su entorno, especialmente las personas que trabajábamos con él, seguramente no percibimos la profundidad de su comportamiento”, acotó.

Finalmente reflexionó que “él es una persona con doble personalidad, que causó un enorme daño y ha hecho sufrir a mucha gente. Ese sufrimiento es una violencia tremenda. Por mucho bien que hayas hecho, el dolor es inconmensurable. Es tremendo, es un daño gigante”.

Padre Poblete: Jesuitas confirman 22 víctimas de abuso sexual, 4 de ellas menores de edad

Compañía de Jesús: Relatos de víctima de Renato Poblete “son de la máxima gravedad”

Denunciante de Renato Poblete: “Me siento con la responsabilidad de decir que fui yo”