INDH presentó acusaciones particulares en el caso de Camilo Catrillanca

En total los imputados son ocho, dos de ellos exgenerales de Carabineros, y se les acusan diferentes grados de participación en los delitos de homicidio calificado consumado en el caso del comunero mapuche y de homicidio calificado frustrado en lo referente a M.A.P.C., además de obstrucción a la investigación.

72

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó acusaciones particulares por el homicidio del joven mapuche Camilo Catrillanca y por el homicidio frustrado y torturas sufridas por el adolescente M.A.P.C., que acompañaba al comunero en Temucuicui cuando se produjo su muerte.

De esta manera, el INDH precisó la calificación jurídica de los hechos de forma distinta al Ministerio Público, el que acusó -entre otros delitos- por homicidio simple calificado a diferencia del Instituto, que lo hizo por homicidio calificado consumado.

En total los imputados son ocho, dos de ellos exgenerales de Carabineros, y se les acusan diferentes grados de participación en los delitos de homicidio calificado consumado en el caso de Camilo Catrillanca y de homicidio calificado frustrado en lo referente a M.A.P.C., además de obstrucción a la investigación. 

Hasta ahora cuatro acciones judiciales fueron presentadas por el INDH en este caso: una querella por el homicidio de Catrillanca; una segunda acción por la obstrucción a la investigación que habrían protagonizado los carabineros que participaron del operativo que culminó con la muerte del joven mapuche; y una tercera por el homicidio frustrado del adolescente mapuche de 15 años M.A.P.C. que acompañaba a Catrillanca al momento de su muerte y que observó todo el suceso.

Estas se suman a la querella por las torturas que habría sufrido M.A.P.C. tras ser detenido en el marco del operativo del denominado Comando Jungla de Carabineros, formalmente conocido como Grupo de Reacción Táctica.

El INDH es además el único interviniente querellante en la causa que ha ampliado la querella, involucrando a los exgenerales Christian Franzani y Mauro Victoriano, y a otros seis ex policías, buscando así cumplir con los estándares de una debida investigación, e intentando elevar la responsabilidad por el mando en los hechos investigados.