Presidente de Perú propone recortar su mandato y adelantar elecciones

La oposición fujimorista sostiene que el anuncio del mandatario, que ha ganado popularidad con su bandera anticorrupción, genera incertidumbre, pero otros sectores enfatizan que es necesario un cambio para aplacar la crisis institucional derivada de los escándalos de corrupción.

159

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, propuso este domingo al Congreso adelantar las elecciones para julio de 2020, recortando en un año su propio mandato y el de los legisladores, como salida a la “crisis institucional” por la pugna entre ambos poderes, captando la atención nacional en medio de los Juegos Panamericanos.

Presento al Congreso una reforma constitucional de adelanto de elecciones generales, que implica el recorte del mandato congresal al 28 de julio de 2020. De igual modo en esta reforma también se solicita el recorte del mandato presidencial a la misma fecha”, dijo el gobernante ante el plenario del Parlamento.

Durante su mensaje anual al país en el aniversario 198 de la Independencia peruana, el mandatario, quien ha ganado popularidad al enfrentar con energía al desprestigiado Congreso peruano, destacó que su propuesta deberá ser ratificada en un referéndum una vez que sea debatida y eventualmente aprobada por el parlamento, dominado por la oposición fujimorista.

“La voz del pueblo tiene que ser escuchada (…). El Perú reclama a gritos un nuevo comienzo”, declaró el presidente, mientras algunos legisladores lo ovacionaban y otros le gritaban improperios.

Según la Constitución Vizcarra no puede postularse en las próximas elecciones, y él mismo ha dicho varias veces que no buscaría hacerlo.

Los próximos comicios presidenciales y parlamentarios deberían efectuarse en abril de 2021, y el actual mandato del Ejecutivo y del Congreso culmina el 28 de julio de 2021.

El jefe de Estado, de 56 años, ha conseguido un récord de popularidad tras llegar al poder hace 16 meses siendo casi un desconocido luego de la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), a quien el Congreso mantuvo maniatado hasta forzarlo a dimitir.

El último conflicto entre ambos poderes del Estado fue ocasionado por la negativa del poder legislativo a aprobar una reforma constitucional sobre el levantamiento de la inmunidad parlamentaria.

“UN NUEVO COMIENZO”

Para combatir la impunidad en un país sacudido por escándalos de corrupción, Vizcarra había propuesto que la Corte Suprema pasara a ser la encargada de decidir si se despojaba del fuero a un legislador para que enfrentara a la justicia, lo que fue rechazado por el Congreso, que seguirá teniendo esta facultad.

“Nos preocupa que el Congreso haga caso omiso al clamor ciudadano”, dijo este domingo el mandatario, quien carece de partido político y bancada parlamentaria, y quien ha enarbolado la bandera de la lucha anticorrupción.

Subrayó que “el Perú reclama a gritos un nuevo comienzo”, al justificar su propuesta, que tomó por sorpresa al país durante el largo fin de semana de fiestas patrias, en medio de los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Los cuatro anteriores presidentes de Perú están salpicados por el escándalo de coimas de la constructora brasileña Odebrecht, y el Congreso rechaza prácticamente todos los pedidos de la fiscalía de levantar la inmunidad a alguno de sus miembros, lo que paraliza los procesos.

Sin embargo, los adversarios de Vizcarra contraatacaron de inmediato, acusando al gobernante de generar “incertidumbre”.

“Lamento mucho que estemos en esta incertidumbre”, dijo el legislador Jorge del Castillo, del partido socialdemócrata APRA del fallecido expresidente Alan García, que actúa aliado con el partido de Keiko Fujimori (ella está en prisión preventiva por el caso Odebrecht).

“Quiero dejar en claro que el presidente Vizcarra aún no ha presentado la copia del proyecto (al Congreso), tiene que votarse e ir a referéndum y no sé si hay tiempo para hacer elecciones” anticipadas, agregó Del Castillo.

“Lo que busca el presidente es petardear al Congreso, porque no hay mejoras en la inversión ni el desarrollo del país (…). El presidente no tiene nada que mostrar al ciudadano, por eso hace un show mediático para seguir teniendo aire”, expresó por su parte la parlamentaria fujimorista Cecilia Chacón.

VALORACIÓN

En cambio, la iniciativa fue saludada por otros parlamentarios, entre ellos el izquierdista Rogelio Tucto, quien levantó un cartel que decía “cierren este Congreso”.

La cúpula empresarial también recibió bien la propuesta: es “una salida ante una situación insostenible entre el Ejecutivo y el Congreso, que genera ruido político hace bastante tiempo”, dijo su líder, María Isabel León.

“En un adelanto de elecciones para el año 2020, los grandes partidos y las opciones programáticas históricas -no pragmáticas- tendrán la oportunidad de reencontrarse con el país y liderar la renovación de la República”, opinó el analista Juan de la Puente en su cuenta de Twitter.

“Lo que ha hecho Vizcarra (es) desprenderse del poder. Y nos está dejando la decisión a nosotros”, tuiteó la historiadora Carmen McEvoy.

Por coincidencia, este domingo será lanzado el primer libro sobre el presidente, titulado “Vizcarra. Retrato de un poder en construcción”, de la periodista peruana Rafaella León.