Trabajador de Essal reconoce su responsabilidad en la contaminación del agua potable en Osorno

Manuel Pailahual detalló ante la Fiscalía de Los Lagos y la PDI los hechos que provocaron la contaminación del servicio con petróleo, que dejó a la ciudad sin el servicio por diez días.

1006

El operario responsable de la falla que provocó el desastre sanitario en Osorno, Manuel Pailahual Rivas, de 52 años, declaró ante la Fiscalía de Los Lagos y la Policía de Investigaciones (PDI), instancia en la que reveló cómo se produjo el derrame de petróleo en el estanque de agua.

Según publica este martes El Mercurio, el funcionario de Essal detalló que la compañía mantenía precarias condiciones para los estanques de agua potable y de petróleo, los que se encontraban muy cerca uno del otro.

Al respecto, en su declaración, Pailahual indicó que “siendo las 23:10 horas abrí las dos válvulas del estanque de petróleo que están conectadas por una sola cañería al generador. Después me retiré en dirección a la oficina de la planta alta, ubicada a unos 100 metros, calculando que en aproximadamente 40 minutos se realizaría la carga completa al generador. Sin embargo, me olvidé del procedimiento, acordándome de ello a las 00:10 horas”.

En esa línea, el operario dijo que el estanque donde se almacenaba el petróleo tiene una capacidad de 2 mil litros y el generador un reservorio de 350 litros, pero que él no sabe cuál fue la cantidad exacta de petróleo que se derramó en la toma de agua.

Además, el trabajador sostuvo que el generador “cuenta con un indicador de llenado, que consta de una aguja, la cual periódicamente presenta problemas en el marcaje, razón por la cual hay que golpearlo con una piedra para que muestre el nivel real”.

“Me percaté la existencia de una película de petróleo que salía desde la ventilación ubicada en la parte superior del estanque local del generador, revisé alrededor del generador, haciendo uso de una linterna, ya que el lugar no cuenta con iluminación, donde no observé combustible en el suelo”, agregó Pailahual.

Debido a la experiencia que tengo, no le di mayor importancia a este punto, dado que no vi ninguna acumulación de petróleo en el suelo que pudiera provocar la filtración a los estanques de agua, por lo cual no di cuenta de lo ocurrido. Tampoco dejé registro alguno en el libro de novedades, tal como lo establece el protocolo”, concluyó el funcionario.

Cabe recordar que la emergencia sanitaria se produjo el pasado 11 de junio y provocó que la ciudad de Osorno, región de Los Lagos, permaneciera sin agua potable por 10 días, razón por lo que la clase política está pidiendo al Ejecutivo que caduque la concesión de Essal.