Pompeo asegura que “el régimen de Maduro está acabado”

"Maduro nunca volverá a gobernar ese país. Eso no va a ocurrir. Puede mandar, puede tener el control de los militares en algún nivel, pero nunca volverá a gobernar a ese pueblo", declaró enfático el secretario de Estado norteamericano.

1121

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo que “el régimen del (presidente venezolano Nicolás) Maduro está acabado” y que será sólo cuestión de tiempo para que Venezuela recupere la democracia, durante una visita este viernes a Argentina, país que como Estados Unidos reconoce a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

“Maduro nunca volverá a gobernar ese país. Eso no va a ocurrir. Puede mandar, puede tener el control de los militares en algún nivel, pero nunca volverá a gobernar a ese pueblo”, declaró enfático Pompeo.

“La OEA (Organización de Estados Americanos), el Grupo de Lima, nuestros socios europeos y Estados Unidos, 54 países, hemos dejado claro que el régimen de Maduro está acabado y es sólo una cuestión de tiempo para que todos juntos ayudemos al retorno de la democracia y a recuperar su economía”, dijo.

Pompeo participó en Buenos Aires en la segunda conferencia hemisférica contra el terrorismo. La capital argentina será a la vez sede el próximo martes de una reunión del Grupo de Lima, que conforman Canadá y una docena de países latinoamericanos para concertar una postura común frente a la crisis venezolana.

Venezuela atraviesa la peor crisis de su historia moderna. La escasez de bienes básicos e hiperinflación ha empujado desde 2015 a más de 3,3 millones de personas a dejar el país. Argentina ha acogido a más de 130.000 venezolanos.

Estados Unidos es el principal apoyo del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, mientras que Maduro tiene el respaldo de Rusia, China y Cuba.

Delegaciones de Maduro y de Guaidó avanzan, con mediación de Noruega, en un diálogo en Barbados, donde instalaron una mesa permanente de conversaciones reservadas.

La oposición busca en las negociaciones la salida de Maduro y una nueva elección, al considerar que su segundo período, iniciado en enero pasado, resultó de comicios fraudulentos.