El día que Claudio Naranjo repletó el Teatro Universidad de Chile y advirtió que “la educación es perversa”

El brillante psiquiatra, fallecido este viernes en su residencia de Berkeley, Estados Unidos, habló esa tarde de abril del 2012 de “la cura de los males del alma y del mundo” y se detuvo en temas como la neurosis y la educación. “Hoy hay poco espacio para que los niños puedan expresarse. Si quieren diseñar una educación nueva sería bueno tener en cuenta la expresión, la creatividad”, remarcó.

1357

El 17 abril de 2012, en un repleto Teatro de la Universidad de Chile, el psiquiatra Claudio Naranjo, fallecido este viernes a los 86 años en su residencia de Berkeley, Estados Unidos, donde estaba radicado, habló ante una audiencia compuesta por académicos, estudiantes y seguidores, sobre “la cura de los males del alma y del mundo”.

En esa ponencia, el discípulo de Fritz Perls, creador de la Gestalt,  profesor de una docena de prestigiosas universidades de todo el mundo y doctor honoris causa por la italiana de Udine, dio algunas pinceladas sobre la neurosis y la educación y cómo ésta, a su juicio, no contribuía al logro de la felicidad.

“Los males del mundo son efecto de los males sicológicos”, partió diciendo el fundador del programa Searchers After Truth (SAT), que se orienta a promover el autoconocimiento y el desarrollo personal, integrando herramientas y disciplinas occidentales y orientales.

 “Si no juzgáramos con tanta ignorancia no seríamos tan malos. Cuando no se es libre, cuando se tiene que ser bueno nace la rebelión”, continuó señalando ante una audiencia de mil personas, donde se encontraba presente el diario La Nación.

¿Qué es la ignorancia? “Es falta de sabiduría no de saber”. Y aseveró que “la ignorancia tiene que ver con la ceguera” en no ver las cosas.

Naranjo se explayó sobre los hemisferios cerebrales izquierdo y derecho y se detuvo en una interrogante: “¿Para qué educa la educación?No educa para vivir, para ver, para ser buena persona, para la felicidad”, subrayó.

 SER SABIOS

El psiquiatra dijo en la ocasión que “si fuéramos sabios no nos atreveríamos a usar esa palabra”. En este punto, planteó que le gustaba mucho la obra de Saramago en la que habla sobre la ceguera.

“La sabiduría no se construye, hay que acallar la parte enferma para que la sabiduría se manifieste”, añadió.

Luego se detuvo en los pecados capitales “que no están en los evangelios” y planteó que algunos prefieren hablar de patologías más que de pecados.  “En el fondo los pecados son una forma de avidez” y manifestó que el problema es la avidez el antídoto” sería un “espíritu de renuncia”.

CONCIENCIA DESARROLLADA

Naranjo disparó: “Tenemos el mundo que tenemos por la educación que tenemos”.

Reflexionó esa lejana tarde de abril que se requería “una generación con la conciencia más desarrollada que la nuestra”.

Y el tema de la educación, uno de sus temas favoritos, salió al tapete: “No se trata de mejorar los sueldos de los profesores o aumentar el presupuesto” y e hizo hincapié en “que tenemos una educación sumamente perversa”.

Esto porque “no contempla para nada –remarcó- el desarrollo humano. Y si esto no ocurre se nos está robando la vida”.

Agregó que el hombre primitivo “vivía en un entorno bello y tenía tiempo para estar consigo mismo. Tal vez tenían un acercamiento  a lo divino que no apreciamos”.

Más adelante en su ponencia-que se prolongó por más de 2 horas- volvió sobre la educación.  “Hoy hay poco espacio para que los niños puedan expresarse. Si quieren diseñar una educación nueva sería bueno tener en cuenta la expresión, la creatividad”.

 EL AMOR

Claudio Naranjo repasó también la búsqueda del amor, eje en la vida de las personas.

“Una salida (a la falta de amor) es darse cuenta de que la felicidad no está en recibirlo sino que en la capacidad de darlo” y precisó que no sólo se trata de dar amor erótico sino que otras formas de afecto como el gozo, el amor a la verdad.

Es importante, recalcó, el autoconocimiento para llegar al amor. “El autoconocimiento ni siquiera ha entrado en las escuelas”.

El maestro habló también del sufrimiento existencial.  “Percibimos un vacío existencial, una carencia de ser. Y como no encontramos la felicidad buscamos sustitutos como el conocimiento, el aplauso”.

“Si sufrimos por nuestro vacío, el remedio está en la conciencia del vacío mismo”, manifestó.

Naranjo se pasó del tiempo reglamentado para su charla y cuando terminó con sus reflexiones un aplauso cerrado inundó el teatro. Era reconocimiento para un hombre sabio.

LA MUERTE DE SU HIJO

La vida de Claudio Naranjo cambió bruscamente un día de 1970, cuando murió su único hijo.

 “La muerte de mi hijo me abrió el corazón. Fue el comienzo de mi nacimiento… decidí que no quería vivir para lo no esencial”, dijo el siquiatra en el sitio web de la Fundación Claudio Naranjo, organización sin fines de lucro, con sede en Barcelona, creada para difundir su obra.

Discípulo y heredero de Fritz Perls,  Naranjo introdujo y divulgó las terapias gestálticas en Chile y Sudamérica.

Sistematizó y fijó también los conocimientos aportados por Oscar Ichazo sobre el Eneagrama, actualmente de difusión universal en versiones de diversos autores pero todas ellas emanadas de las primeras enseñanzas de Naranjo.

Es autor, entre otros ensayos, de “Carácter y neurosis” y “Cambiar la educación para cambiar el mundo”.

Falleció el destacado psiquiatra Claudio Naranjo a los 86 años