Sospechan encubrimientos de Ezzati y Hasbún en el caso de Hugo Montes

Un reportaje realizado por Canal 13 dio a conocer acusaciones y denuncias de abusos sexuales a menores en contra del Premio Nacional de Educación 1995, fundador y ex rector del colegio San Esteban Diácono y ex rector del Saint George.

700

Impacto causaron en la noche del lunes los nuevos antecedentes revelados por Canal 13 en torno a las acusaciones contra el Premio Nacional de Educación 1995, Hugo Montes Brunet, por abusos sexuales a menores. Una vez más, quedó la sospecha de un encubrimiento de parte del cardenal Ricardo Ezzati y del sacerdote Raúl Hasbún, quien investigó el caso.

El reportaje “Los Pecados del Premio Nacional” mostró un desprolijo desempeño del cura Hasbún como relator de justicia en el caso del también diácono, fundador y ex rector del Colegio San Esteban, de Vitacura, donde estudiaron los denunciantes. Uno de ellos, Tomás Valdivieso, relató los supuestos abusos sexuales que sufrió por parte del rector Hugo Montes.

Según el reportaje, las denuncias contra Montes se remontan a 1995, justamente el año en que recibió el Premio Nacional de Educación, y estuvieron casi 10 años en el Arzobispado de Santiago, en el período de Ricardo Ezzati, y nunca se enviaron a la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano. 

Además, la investigación periodística dio con una sospechosa explicación del sacerdote Raúl Hasbún para el cierre de la investigación previa sin este informe. Afirmó haber redactado el documento contra Hugo Montes en marzo de 2012, pero aseguró que “de una manera inesperada e inexplicable todo se borró”. También el respaldo “desapareció por completo”. 

En su relato desde Miami, Tomás Valdivieso -hoy de 37 años- contó que Montes “vio en mí un niño homosexual, con mucho miedo de ser homosexual, porque en esa época ser gay no era fácil. Él vio esa vulnerabilidad en mí y en ese momento empezó a entrar”, en referencia a las caricias por parte de Montes y los abrazos más insinuantes, hasta que concretó los abusos.

“Nunca lo conté. En esa época todavía la iglesia eran los superhéroes, los dioses, ¿quién te va a creer? ¿Quién me iba a creer a mí?”, señaló. Consultado cómo le gustaría que recordaran a Montes, quien hoy tiene 93 años, pidió que le quiten el premio nacional, consistente en un millón de pesos mensuales, y que se le recuerde “como un abusador sexual que fue condenado”. 

Entre las múltiples reacciones en redes sociales, José Andrés Murillo, una de las víctimas de Karadima, declaró en Twitter: “El poder simbólico de un rector de colegio, premio nacional de educación (Hugo Montes), un cardenal y arzobispo (Ezzati) y un sacerdote investigador (Raúl Hasbún) se coluden para que el abuso sexual se vuelva invisible y devastador en las víctimas. E impune para el agresor”.

Además, se inició de manera espontánea una campaña para que se le retire el premio nacional a Hugo Montes Brunet, también ex rector del Saint George y autor de libros con los que estudiaron generaciones de alumnos chilenos. Las denuncias contra Montes son investigadas de manera desformalizada por la fiscalía.