Ola de calor en Europa deja dos muertos en España y récord de 45°C en Francia

Las altas temperaturas continuarán dejando estragos hasta la próxima semana en el suroeste del continente que ha golpeado principalmente a esos dos países y a Italia, que también registró una víctima fatal el jueves.

100

Dos muertos y un incendio fuera de control en España y el récord absoluto de calor en Francia con 45 °C, son los estragos que hasta ahora ha dejado por su intensidad y precocidad, la quinta jornada de la ola de calor que afecta a gran parte de Europa.

En España, en donde las temperaturas superan los 40°C, un joven de 17 años que se encontraba trabajando en una finca en la provincia de Córdoba, Andalucía (sur), murió la madrugada del viernes tras sufrir un “golpe de calor”.

Según informó el gobierno andaluz, el muchacho sintió mareos y se metió en la piscina para refrescarse, pero al salir del agua comenzó a convulsionar por el schock de la temperatura. Fue ingresado en el hospital Reina Sofía, en Córdoba, pero falleció durante una operación de recuperación cardíaca.

En tanto, la tarde del jueves, un anciano de 93 años se desplomó cuando caminaba por el centro de Valladolid (noroeste). Según indicó a AFP la policía local, falleció de “muerte natural por golpe de calor”.

El territorio español es afectado por temperaturas superiores a los 40 °C , episodio que se mantendrá en la mayor parte del país hasta el sábado, incluyendo zonas del norte -por lo general más frescas- como Navarra, La Rioja, País Vasco y Aragón. Sólo el noroeste (Galicia y Asturias) se mantenía a salvo.

Este viernes se encontraban en alerta por altas temperaturas 34 de las 50 provincias del país.

FRANCIA BATE RÉCORD

Por su parte Francia, que está sumida desde el lunes en una ola de calor excepcional por su intensidad y por su precocidad, superó por primera vez este viernes los 45 °C, un récord absoluto de temperatura, registrado en la localidad de Villevielle, en el sur.

“45,1 °C en Villevielle (Gard) a las 15:00 horas, la primera vez que se supera el umbral de los 45 °C en Francia”, informó el meteorólogo Etienne Kapikian en Twitter.

Unas horas antes, el récord de temperatura de agosto de 2003 (44,1 °C) fue superado en la ciudad de Carpentras, también en el sur del país, donde se registró 44,3 °C.

Desde la mañana, las calles esa localidad estaban casi desiertas. “¡Nunca antes había visto algo así!”, dijo la gerente de un restaurante, contemplando las sillas vacías.

El gobierno extrema las precauciones para evitar una canícula similar a la de 2003, cuando murieron 15.000 personas.

Las autoridades locales aconsejaron a los padres de familia dejar a los niños en casa y anularon todas las actividades deportivas en los departamentos de Bouches-du-Rhône y el Vaucluse, ambos en el sureste.

En cambio, sí se mantendrá el duelo entre Francia-Estados Unidos de cuartos del Mundial femenino, que se jugará este viernes a las 19:00 GMT en París. Al inicio del encuentro el termómetro marcará 30 °C.

El gobierno francés, que lamentó la muerte de cuatro personas ahogadas desde inicios de semana, urgió a la población a bañarse únicamente en “lugares autorizados”.

La ola de calor en Francia se extenderá “al menos hasta inicio de semana próxima”, indicó la agencia meteorológica nacional, Météo-France.

CALOR AMENAZA CON INCENDIOS

Además de los riesgos que implica para la salud, el intenso calor aumenta las posibilidades de incendios forestales. En Cataluña, España, los bomberos luchaban contra un gran siniestro que según las autoridades regionales afectaba 6.500 hectáreas.

En un comunicado, los bomberos del gobierno regional catalán indicaron que durante toda la noche estuvieron trabajando 400 efectivos, incluyendo militares, y añadieron que “a partir de las 07:00 horas (05:00 GMT) se han empezado a incorporar de forma gradual los medios aéreos”.

“Aunque el incendio no está controlado en este momento, ya no hay frentes activos potentes”, añadió el comunicado de los bomberos.

En Italia, donde el termómetro también se ha disparado esta semana, un hombre sin hogar de 72 años fue hallado sin vida el jueves cerca de una estación de trenes de Milán, después de haber sido víctima de un golpe de calor.

En la península italiana el calor se sentirá sobre todo en el noroeste, donde el mercurio rozará este viernes los 40 °C en Piamonte y 39 °C en Génova.