Obispado de Arica expresó preocupación por migrantes venezolanos en Chacalluta

La entidad religiosa sostuvo que las autoridades debieran ser más comprensivas de la situación de estos ciudadanos que vienen de una crisis y que entre ellos hay niños, mujeres embarazadas y adultos mayores que requieren atención.

328

El Obispado de Arica expresó su preocupación por la “lamentable situación que viven nuestros hermanos y hermanas venezolanos en el paso fronterizo Chacalluta”, a la vez que criticó la exigencia de las autoridades de una visa.

Por medio de un comunicado, la entidad eclesiástica sostuvo que ese requerimiento de ingreso “contrasta en que muchos migrantes que habitualmente hacían su ingreso internacional vienen de viaje, desde hace días o meses, y no poseen los requisitos exigidos (pasaporte, cédula de identidad, certificado de antecedentes y otros papeles), para su ingreso regular”.

La nota señala que en esta situación se encontrarían unos 700 venezolanos y que “lo lamentable son los niños de todas las edades que necesitan urgentemente una mayor atención, mujeres embarazadas, personas enfermas a la intemperie sufriendo las inclemencias del clima y la impotencia de poder solucionar su proyecto migratorio”.

Este escenario, en un trabajo coordinado, las instituciones preocupadas por la realidad migratoria en Arica, tales como Incami, Servicio Jesuita Migrante, Instituto Nacional de Derechos Humanos, Fundación Scalabrini, asociaciones de migrantes, consulados, y particulares, entre otros, emprendieron acciones humanitarias.

Por su parte, el obispo Moisés Atisha, acompañado del vicario general Mauricio Cáceres, y del padre Beto, responsable de Incami Arica, fue a constatar en terreno la situación de los migrantes venezolanos.

La autoridad religiosa conversó con las autoridades y logró que el gobierno regional autorizara el ingreso de familias con niños menores de edad a nuestro país.

Migrantes venezolanos acusan problemas para ingresar a Chile por Arica

Asesor del Gobierno para Migración dice que se normalizó situación en Chacalluta