Documental muestra hallazgos de exploración chilena en Fosa de Atacama

Las imágenes de la doble hazaña realizada por científicos nacionales, posiciona al país en un buen nivel, pues la expedición fue hecha con un instrumento fabricado en Chile por chilenos y llegó a 8.081 metros en una atmósfera considerada como el “Everest de los mares”.

1863

Una hazaña inédita para la investigación chilena es la que plasma el documental “Atacamex, explorando lo desconocido”, que muestra el proceso de gestación, construcción y puesta en marcha de la nave no tripulada en la Fosa de Atacama, que abarca parte de la costa de Chile y el sur de Perú.

Este verdadero hito de la ciencia chilena liderada por Instituto Milenio de Oceanografía de Chile, consiste en dicho instrumento de 5 metros de alto y dos de ancho, construida en el país con asesoramiento de ingenieros estadounidenses, y que demoró unas tres horas en tocar el fondo de una de las 30 gigantescas fosas del planeta, dotado con cámaras y una red para captar animales del fondo marino.

El estudio cuyas imágenes fueron llevadas al formato de documental por el director Julián Rosenblatt y presentado en la Universidad de Concepción, se realizó a 8.081 metros de profundidad en esa zona submarina que abarca parte de la costa de Chile y el sur de Perú.

“¡Es más fácil poner un instrumento exploratorio en la luna que en el fondo del mar!”, señaló a la AFP el jefe de la investigación y director del Instituto Milenio de Oceanografía de Chile, Osvaldo Ulloa, quien pilotó esta expedición a los fondos marinos hace poco más de un año.

Subrayó que “es una historia emocionante que nos trae un mundo extraño y desconocido a la superficie, especies marinas que habitan profundidades impresionantes nunca antes descritas son parte de esta aventura del conocimiento”, dice Ulloa.

Además de hacer observaciones de temperatura, salinidad y colectar agua a más de 8.000 metros de profundidad, los investigadores se llevaron “sorpresas”, como que la actividad biológica en este “Everest de los mares” es “mayor de la que sospechábamos”.

“Tenemos evidencia de que hay especies nuevas” en este mundo de oscuridad, donde “no hay luz pero las especies tienen desarrollada visión”, explica el científico respecto de las novedades insospechadas para el ojo humano que fueron captadas.

La mayor profundidad a la que han encontrado peces es a 7.500 metros. Más allá se encuentran anfípodos, una especie de crustáceos o camarones grandes, cartilaginosos ya que a esa presión no pueden formar huesos, de naturaleza carroñera.

Es la primera vez que se llega a la parte más profunda del fondo de la Fosa de Atacama, frente a la ciudad de Antofagasta (norte). Esta hazaña es doble, pues también es la primera ocasión que se llega al fondo de la fosa y lo realizan chilenos con medios propios.

“Este tipo de expediciones las hacen los países ricos. Para nosotros ha sido un hito”, afirma  Ulloa, quien considera que el océano profundo es la “última frontera que nos queda por descubrir”.

De las 30 fosas que se han documentado en los mares del mundo, la mayoría en el Océano Pacífico, la más profunda es la de las Marianas, con 11 km de profundidad, hasta donde llegó el “Trieste”, un batiscafo tripulado en 1960. 

http://lanacion.cl/2018/01/25/por-primera-vez-una-expedicion-cientifica-chilena-explorara-la-fosa-de-atacama/