Carlos Eugenio Irarrázaval renunció a su cargo como obispo auxiliar de Santiago

Con anterioridad a su nombramiento, el presbítero formuló declaraciones en torno a la presencia o no de una mujer en la Última Cena y a la cultura judía que calificó de machista, hecho que le valió muchas críticas.

160

El Arzobispado de Santiago informó que el Papa Francisco aceptó la renuncia del presbítero Carlos Eugenio Irarrázaval Errázuriz como obispo auxiliar de la arquidiócesis, cargo para el que fue nombrado el 22 de mayo pasado.

Por medio de un comunicado, la iglesia indicó que “la decisión ha sido fruto de un diálogo y de un discernimiento conjunto”, en el cual el Pontífice “ha valorado el espíritu de fe y humildad del presbítero, en favor de la unidad y bien de la Iglesia que peregrina en Chile”.

Irarrázaval, quien duró 25 días en su cargo y continuará su servicio clerical como párroco en Sagrado Corazón de Jesús de Providencia, concluye la nota que también fue difundida en video por el administrador apostólico de Santiago, Celestino Aós.

El presbítero se vio envuelto en una polémica al señalar que “quizás a ellas mismas les gusta estar en la trastienda, puede ser”, cuando se le preguntó respecto a si le gustaría un papel más relevante de la mujer en la Iglesia.

Es cierto que en la Última Cena no había ninguna mujer sentada en la mesa y eso tenemos que respetarlo también. Jesucristo tomó opciones y no lo hizo ideológicamente, no son ideológicas y nosotros queremos ser fieles a Jesucristo”, añadió entonces.

En esa misma entrevista, Irarrázaval dijo que “la cultura judía es machista hasta hoy. Si ves a un judío caminando por la calle, la mujer va 10 pasos atrás, pero Jesucristo rompe ese esquema”.