Abusos sexuales: Obispos de EEUU aprueban texto papal que obliga al clero a denunciar

Jorge Bergoglio obligó a denunciar cualquier acoso o agresión sufridos por un fiel o un religioso, así como todo intento por la jerarquía de encubrir abusos sexuales perpetrados por un miembro de la Iglesia.

115

La Iglesia católica estadounidense, convulsionada desde hace años por escándalos de pederastia, aprobó este jueves un texto del Papa Francisco que obliga al clero a denunciar sospechas de abusos sexuales y refuerza el sistema de alerta para las presuntas víctimas. 

Reunidos en Baltimore, en el estado de Maryland, los miembros de la conferencia episcopal de ese país ratificaron por amplia mayoría la ley canónica decidida por el Pontífice en mayo pasado.

Los purpurados también ratificaron la instauración, antes del 31 de mayo de 2020, de un sistema para permitir a la gente denunciar agresiones de forma confidencial, por teléfono o por internet. El dispositivo se gestionará con la cooperación de personal laico.

En su carta apostólica titulada “Son la luz del mundo”, Jorge Bergoglio obligó a denunciar cualquier acoso o agresión sufridos por un fiel o un religioso, así como todo intento por la jerarquía de encubrir abusos sexuales perpetrados por un miembro de la Iglesia.

Ese documento papal estipula que las investigaciones deberán realizarse a nivel local antes de ser transmitidas al Vaticano para posibles juicios.

Si las acusaciones van dirigidas a cardenales, las denuncias podrán presentarse directamente a la Santa Sede, a un embajador del Vaticano o a un arzobispo metropolitano que supervise a los obispos de una provincia. 

Las asociaciones de víctimas de curas pederastas denunciaron una “autorregulación” de la Iglesia. 

Los obispos estadounidenses no dirigen un país independiente cuando se trata de actos delictivos contra niños”, la directora de la asociación SNAP para la región de Washington, afirmó Becky Ianni.

La Iglesia católica estadounidense vive una profunda crisis de confianza a raíz de revelaciones sobre agresiones sexuales perpetradas por curas, a menudo contra menores, que fueron encubiertas por su jerarquía. 

En agosto de 2018, una investigación de los servicios del fiscal de Pensilvania reveló abusos sexuales cometidos durante décadas por más de 300 curas contra al menos 1.000 niños.

El escándalo provocó la dimisión del cardenal Donald Wuerl, sospechoso de haber intentado ocultar esos abusos cuando era el obispo de Pittsburgh entre 1988 y 2006.

Otro cardenal influyente, Theodore McCarrick, fue destituido en febrero por haber agredido sexualmente a un adolescente en los años 1970. 

La principal Iglesia protestante estadounidense, que protagonizó un enorme escándalo sexual este año, también decidió acabar con su cultura de impunidad esta semana. 

Los delegados de la Southern Baptist Convention (SBC), que cuenta con 15 millones de miembros, aprobaron el martes por amplia mayoría la exclusión de las congregaciones que intentaron encubrir supuestamente a autores de abusos sexuales. 

Esa decisión muestra un cambio importante en el seno de la SBC, donde las distintas Iglesias gozan de una gran autonomía.