Perú declara alerta sanitaria por brote de síndrome de Guillain Barré

El número de muertos por la enfermedad se elevó a cuatro y los casos superaron los 200. Las autoridades han subrayado que se trata de un mal no contagioso, de cara a evitar el pánico entre la población.

1506

Perú declaró en alerta sanitaria a cinco regiones turísticas, incluyendo Lima, reportando un número inusitado de casos del síndrome de Guillain Barré, tras la muerte de al menos cuatro personas a causa de este mal que afecta el sistema nervioso, informó el gobierno.

La “emergencia sanitaria” durará 90 días y se tomó luego que el Instituto de Ciencias Neurológicas señalara que “los casos actuales del síndrome de Guillain Barré presentan características inusuales y atípicas que requieren tratamiento de inicio rápido o inmediato”.

Las regiones o departamentos involucrados por la emergencia sanitaria son Piura, Lambayeque, La Libertad, todas ellas en la costa norte del país, zonas con atractivos arqueológicos y conocidas por playas y olas para surfistas.

También se incluyen la región Junín, en el centro del país, y Lima, donde se halla la capital peruana con nueve millones de habitantes.

Las autoridades han subrayado que se trata de un mal no contagioso, de cara a evitar el pánico entre la población.

INCREMENTO BRUSCO

El número de muertos por el síndrome se elevó a cuatro y los casos superaron los 200, según un nuevo balance revelado el domingo por la ministra de Salud, Zulema Tomás.

“A la fecha tengo cuatro fallecidos reportados”, indicó en la televisora estatal TV Perú.

Dos de los casos fatales se registraron en la región Piura, uno en La Libertad y otro en Junín.

“Estamos en un brote, hay un incremento brusco” detectado desde el 5 de junio, agregó tras indicar que los casos reportados son 206.

“Estamos controlando y haciendo el cerco epidemiológico”, agregó.  

El “incremento inusual de casos de síndrome de Guillain Barré” disparó las alertas, admitió el ministerio de Salud tras justificar la emergencia.

Las autoridades peruanas tenían registrados a inicios de mes una treintena de casos en el norte de Perú, muy por encima de los 10 ó 20 casos anuales que se presentan normalmente en esa región. 

Perú registra una proporción anual de 300 a 600 casos de este síndrome, según datos oficiales, pero el brote en curso podría dejar atrás esas cifras si no se controla.

Durante la emergencia la vigilancia médica se redoblará a fin de garantizar tratamiento a la población que presenta este diagnóstico.

“Es importante el diagnóstico precoz para que los pacientes inicien un tratamiento oportuno de este síndrome que no es contagioso”, explicó la ministra de Salud el viernes.

“Estamos actuando rápidamente. No es la primera vez que estamos frente a esta enfermedad. El año pasado se tuvo un brote parecido, con 52 casos en La Libertad”, agregó la ministra.

LA CULPA NO ES DE LAS VACUNAS

Las autoridades peruanas han rechazado rumores de que el brote tendría que ver con las vacunas que el gobierno aplica como parte de una campaña contra la sarampión y rubeola, entre otras enfermedades.

“Esto es totalmente falso. No tiene que ver nada la vacuna con este síndrome, al contrario, nos protege”, acotó la responsable de Salud.

En relación a la asociación entre el síndrome Guillain Barré y el zika, las autoridades se mostraron cautas.

“Ninguno de los pacientes que, durante este primer semestre, han presentado dengue, zika o chikungunya ha desarrollado Guillain-Barre”, dijo el director de Salud en la región Piura, Víctor Távara, citado por el diario El Tiempo.

El síndrome manifiesta con una debilidad muscular progresiva que surge en un lapso de entre dos a cuatro semanas y que puede llegar a afectar el sistema respiratorio. Uno de sus síntomas más frecuentes son los hormigueos y la falta de fuerza en las extremidades.

Es mortal en un rango de 3% a 5% de los casos.

Las autoridades instaron a reforzar la higiene y lavado de manos debido a que se identificó un probable tipo de enterovirus -vinculado al síndrome- que ataca al intestino e ingresa por el aparato respiratorio.

La prevalencia a nivel mundial de esta enfermedad es de uno por cada 100.000 habitantes al año, indicó el Ministerio de Salud peruano.