Iglesia suspende a sacerdote de Cochamó por abusos en EEUU

El clérigo de nacionalidad argentina que llegó a la Región de Los Lagos en mayo de 2018, fue denunciado en 2016 por delitos que habría cometido entre 2009 y 2011 cuando cumplía labores en una parroquia del estado de California.

223

Suspendido del ejercicio del ministerio sacerdotal, se encuentra el sacerdote y administrador parroquial de la Iglesia de María Inmaculada de Cochamó, Región de Los Lagos, Roberto Agustín Barco.

El presbítero, de 65 años, de nacionalidad argentina llegó a esa localidad del sur de Chile en mayo del año pasado proveniente de Estados Unidos, país donde fue acusado de abuso sexual contra menores cometido entre 2009 y 2011, cuando estaba en la parroquia San Salvador de Colton en Los Ángeles, California.

La denuncia contra el clérigo fue presentada el 25 de abril de 2016 ante las autoridades correspondientes, y fue así como se abrió una investigación y éste fue incluido en la nómina de 34 presbíteros pertenecientes a la diócesis de San Bernardino imputados por cometer este delito en un periodo que abarca 40 años.

Según informó el diario La Nación de Argentina, una vez que salió a la luz la información, el administrador apostólico del arzobispado de Puerto Montt, Ricardo Morales, optó como “medida prudencial” suspender del ejercicio público del ministerio al sacerdote Barco, mientras duren las indagaciones que permitan aclarar los hechos de los que se le imputan”.

Así consta en el comunicado publicado por la repartición en al sitio oficial de la Iglesia, que señala que “el administrador apostólico del arzobispado de Puerto Montt, ha tomado conocimiento de que el sacerdote Roberto Agustín Barco habría sido acusado y sancionado por el delito de abuso sexual de menores en Estados Unidos, fruto de informaciones de prensa aparecidas en las últimas horas”.

En coherencia con dicha información, añade la declaración, solicitará más antecedentes a la diócesis de Chascomús (Argentina), a la que pertenece reliogioso.

Indicó que también tomará contacto con la Congregación para la Doctrina de la Fe, de forma tal de recabar toda la información que permita establecer con la mayor claridad posible los hechos referidos.

El año 2017 la Congregación para la Doctrina de la Fe, determinó que el obispo de la diócesis de Chascomús amonestara al presbítero Barco, después de concluida una investigación previa por abuso sexual contra un menor de edad. Durante el tiempo que duró esta investigación el sacerdote Barco estuvo suspendido del ejercicio ministerial”, acotó la declaración.

Aclaró también que la decisión de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que concluyó la investigación previa, no privó de ejercer públicamente el ministerio sacerdotal al sacerdote denunciado, y que por ello, “en virtud de un acuerdo” entre el obispo de la diócesis de Chascomús, Carlos Malfa, y el entonces arzobispo de Puerto Montt, Cristián Caro, “éste fue nombrado administrador parroquial de la Parroquia María Inmaculada de Cochamó, por un año”.

El comunicado subrayó que durante el año de permanencia en la arquidiócesis de Puerto Montt, no se ha recibido ninguna denuncia, de ninguna naturaleza, respecto Roberto Barco.