Theresa May pospone votación de su cuarta propuesta de Brexit

El constante estancamiento del proceso de divorcio de Reino Unido con la Unión Europea sigue siendo un duro revés para la premier británica, que tiene que ver cómo, ante su incapacidad para llevarlo a cabo en la fecha prevista y contar con más plazo, se desvanece su objetivo.

43

Theresa May se resignó este jueves a posponer la cuarta votación parlamentaria sobre su controvertido acuerdo de Brexit, tras las duras críticas emitidas por algunos conservadores euroescépticos cada vez más determinados a empujar a la primera ministra a una rápida dimisión.

Crecientemente debilitada, la jefa del gobierno británico que llegó al poder en 2016 luego de la renuncia de su predecesor, David Cameron, tras la victoria del Brexit en el referéndum de junio, quiere a toda costa llevar a cabo la misión de sacar a su país de la Unión Europea antes de dejar un cargo en el que tiene los días contados.

Un nutrido grupo de diputados de su propio Partido Conservador, descontentos con su gestión, la obligaron la semana pasada a aceptar que anunciaría un calendario para la elección de un nuevo líder en cuanto se celebrase este cuarto voto e independientemente de su resultado.

Rechazado estrepitosamente tres veces por la Cámara de los Comunes, el acuerdo de divorcio que la premier negoció durante dos años con Bruselas debía volver ante los legisladores la primera semana de junio, esta vez bajo la forma de un proyecto de Ley sobre el Tratado de Retirada.

Pero esta jornada, cuando el gobierno anunció el programa legislativo para la vuelta de un corto receso parlamentario que finaliza el 4 de junio, no había ni rastro de dicha votación.

“Informaremos a la cámara sobre la publicación y la introducción del proyecto de Ley sobre el Tratado de Retirada tras el receso”, afirmó el representante del ejecutivo Mark Spencer.

Este “nuevo acuerdo” de May, que el martes anunció como “una última oportunidad” de acabar con meses de bloqueo político antes de detallar su contenido ante el Parlamento un día después, incluye permitir a los diputados que voten sobre la posibilidad de organizar un segundo referéndum tras el de 2016 en que 52% de británicos votó por abandonar la Unión Europea.

“¿CUÁNTO MÁS PUEDE AGUANTAR?”

La nueva oferta de Theresa May contempla asimismo un voto de los legisladores sobre una eventual unión aduanera temporal con la UE y garantías sobre el derecho de los trabajadores y la protección del medio ambiente.

Son todas ellas reivindicaciones presentadas por el opositor Partido Laborista durante las seis semanas de negociaciones que terminaron en fracaso el pasado viernes. Pero no bastaron para convencer a su líder, Jeremy Corbyn, que las consideró integradas de forma deficiente y sin garantías.

Es “poco más que una versión aderezada de su acuerdo rechazado tres veces”, afirmó el miércoles. “Puede que la retórica haya cambiado, pero el acuerdo no lo ha hecho”, añadió.

Además de decepcionar a los izquierdistas, la propuesta desató la ira entre los euroescépticos del Partido Conservador de May.

Como consecuencia, su ministra de Relaciones con el Parlamento, Andrea Leadsom, una de las más fieles colaboradoras de la primera ministra, dimitió el miércoles por la noche.

“Ha habido compromisos desagradables a lo largo de todo el camino, pero siempre ha tenido mi decidido apoyo y mi lealtad”, escribió Leadsom a la jefa del gobierno. Sin embargo, tras la presentación del último plan “dejé de creer que nuestra estrategia cumpla con los resultados del referéndum”, afirmó.

Es un duro revés para May que tenía que ver cómo, ante su incapacidad para llevar a cabo el Brexit en la fecha prevista, el 29 de marzo, los británicos debían participar en las elecciones al Parlamento Europeo.

“¿Cuánto más puede aguantar?”, se preguntaba en portada el diario Daily Express junto a una fotografía de Theresa May con su mirada nublada por las lágrimas dentro de su automóvil oficial, imagen que también parecía en la primera página del Daily Mail.

“May está a punto de irse tras el fiasco del Brexit”, decía por su parte The Sun sobre una política conocida y reconocida por su tesón y perseverancia a la que en los últimos tres años se dio por políticamente muerta en incontables ocasiones y hasta ahora siempre resistió.