Airbnb y muerte de brasileños: Anfitriones deben acreditar seguridad de sus inmuebles

La firma propietaria de la aplicación que permite arrendar viviendas para vacacionar lamentó el deceso de los turistas, subrayando que le corresponde al anfitrión de la propiedad informar si ésta tiene alguna falla como fuga de gas, repararla o bien optar por no alquilarla,.

771

La plataforma de alquiler Airbnb confirmó que este jueves que el departamento en que murieron seis turistas brasileños producto de una intoxicación con monóxido de carbono, fue arrendado por intermedio de su aplicación, pero aclaró que son los anfitriones son quienes “deben certificar que siguen las leyes y regulaciones locales”.

En un comunicado la firma lamentó el accidente y afirma que está “siguiendo de cerca la situación y trabajando con urgencia para brindar apoyo a las familias de los huéspedes durante este momento tan difícil”.

También destacó que pese a que la seguridad es prioridad son los “anfitriones (o dueños o administradores de las casas o departamentos) los que deben certificar que siguen las leyes y regulaciones locales”.

Airbnb aseguró tener un programa que entrega detectores de humo y monóxido de carbono de manera gratuita a los anfitriones que lo soliciten y destacó que en las más de 500 millones de llegadas de viajeros a través de Airbnb “los incidentes negativos son extremadamente raros”.

La compañía estadounidense agregó que si un huésped reserva un espacio donde el anfitrión no reportó tener detectores de humo o monóxido de carbono, la plataforma se lo indica para que esté al tanto y pueda tomar las precauciones necesarias.

Por su parte, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) confirmó a la AFP que el edificio donde ocurrió el accidente emplazado en el Barrio Bellas Artes, no contaba con un sello verde que acredite que las instalaciones de gas están funcionando de manera correcta.

Por ello el organismo abrió ya una investigación para aclarar el origen de lo ocurrido, centrada en tres artefactos de gas que estaban en funcionamiento en el departamento: un calefón una estufa y una cocina a gas.

Los turistas llevaban una semana de vacaciones en Santiago y alcanzaron a alertar a sus familiares cuando comenzaron a sentirse mal, quienes a su vez, alertaron al consulado de Brasil en Santiago, cuyo personal llegó hasta el lugar junto a la policía hallándolos a todos muertos.

Brasileños que murieron en céntrico edificio viajaron a Chile a celebrar cumpleaños de hija adolescente

Empresas de turismo piden regular oferta informal de arriendos tras muerte de brasileños

Víctimas de mortal emanación son 2 matrimonios, uno de ellos con dos hijos