Alga tóxica diezma criaderos de salmones en Noruega

Desde mediados de mayo se han perdido unas 11.600 toneladas de salmones cautivos en sus jaulas sumergidas en los fiordos de Nordland y Troms, según las últimas estimaciones de las autoridades noruegas.

144

Millones de salmones de criadero han muerto en los últimos días en el norte de Noruega debido a la proliferación de un alga tóxica que aún no ha sido posible controlar, informaron este miércoles autoridades y profesionales del sector.

Desde mediados de mayo se han perdido unas 11.600 toneladas de salmones cautivos en sus estructuras (jaulas de red) sumergidas en los fiordos de Nordland y Troms, según las últimas estimaciones de la Dirección noruega de pesca.

Esto representa varios millones de ejemplares, al pesar en esta temporada cada uno entre 700 gramos y 5,5 kg, y significa para los piscicultores una pérdida económica de varios centenares de millones de coronas noruegas (decenas de millones de euros). 

Los criaderos están siendo diezmados por algas (unicelulares) de la familia de los haptófitos, un fitoplancton muy común en aguas noruegas pero que, bajo ciertas condiciones, pueden proliferar al punto de asfixiar a los peces en sus jaulas.

Número uno mundial de la producción de salmón de piscifactoría, con un total de 1,3 millones de toneladas en 2018, según el Centro de productos del mar de Noruega, el país escandinavo ya había sufrido un episodio similar en 1991.

“La proliferación no ha terminado”, insistió este miércoles la Dirección de pesca en un comunicado.

Con el objetivo de limitar los perjuicios, los piscicultores se han lanzado a una carrera contrarreloj para desplazar o sacrificar los peces antes de que las algas lleguen a sus granjas acuícolas. 

Si ya se han perdido más de 10.000 toneladas, los profesionales del sector estiman las pérdidas totales en unas 40.000 toneladas, puesto que se contaba con que estos peces muertos crecieran hasta fin de año o comienzos de 2020.

Estas cifras son aún provisionales y podrían aumentar. 

Este episodio ha contribuido al aumento del precio del salmón, en el orden del 5,7% en una semana, y este miércoles se situaba en más de 65 coronas noruegas (unos de 6,7 euros) el kg.