Funerales de alto riesgo: Subsecretaría de Prevención del Delito da a conocer protocolo

La primera medida a tomar para combatir este tipo de actos es que se formará la Unidad Central de Análisis, la que estará integrada por Carabineros, PDI, Gendarmería y el Observatorio de Homicidios de la Subsecretaría de Prevención del Delito. 

424

La Subsecretaría de Prevención del Delito dio a conocer el protocolo para evitar velorios y funerales al estilo narco, donde una de las seis medidas es la creación una Central de Análisis Integrada (CAI) conformada por la PDI, Carabineros y Gendarmería. 

Este método, que fue suscrito por Carabineros, PDI, Gendarmería, Ministerio Público, Servicio Médico Legal y la Asociación Chilena de Municipalidades tiene por objetivo evitar el uso de armas y fuegos artificiales, además de hechos que se desencadenen en funerales considerados de alto riesgo. 

La primera medida a tomar para combatir este tipo de actos es que se formará la Unidad Central de Análisis, la que estará integrada por Carabineros, PDI, Gendarmería y el Observatorio de Homicidios de la Subsecretaría de Prevención del Delito. 

Asimismo, se estableció que se definirá el contexto del fallecimiento, ya sea en los “centros penitenciarios, servicios de urgencia de la red de salud, muerte violenta en vía pública y/domicilio y muerte no violenta de una persona que puede generar un funeral de alto riesgo”, dice el protocolo.

Además, “se crea una matriz de riesgo que define si el funeral de alto riesgo tendrá un impacto bajo, medio o alto”, lo que determinará el operativo policial, todo ello en relación al “flujo de información para determinar nivel de riesgo”.

También, habrá un “informe de evaluación del operativo y envío de antecedentes a la fiscalía correspondiente para iniciar investigación si procede”, consiga el método anuncia por la Subsecretaría de Prevención del Delito.

La subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell (en la foto), destacó que este modelo de acción es fruto de un trabajo que comenzó el pasado 9 de abril con la constitución de una mesa público-privada, que a la fecha suma cuatros sesiones y que ha abordado distintas externalidades que surgen a partir del tráfico de drogas, entre ellas los funerales.

“Estas medidas tienen un enfoque preventivo, es decir, buscamos evitar que vecinos, transeúntes o eventualmente las personas que asisten a otros funerales al final del proceso, tengan que exponerse a situaciones graves y de alto riesgo. No puede ser a que a plena luz del día haya delincuentes lanzando balas al aire o detonando fuegos artificiales. Carabineros debe intervenir siempre en flagrancia, pero desde la SPD nuestra labor es la prevención y en eso hemos trabajado”, manifestó la autoridad.

Las etapas de este modelo consideran desde la muerte hasta la evacuación de las personas que asisten al funeral en el cementerio. En cada una de estas etapas se definen las instituciones que participan y los funcionarios responsables de cada institución.

En tanto, los municipios -que suscribieron el protocolo a través de la Asociación Chilena de Municipalidades- se les integró debido a que generalmente se enteran de las muertes no violentas, pero que pueden desencadenar un funeral con fuegos artificiales o uso de armas si se trata de una persona importante del hampa, manifestaron desde la Subsecretaría.

Gobierno por protocolo para “narcofunerales”: “Nos estamos haciendo cargo”