“Celdas de lujo” en cárceles provoca tensión entre funcionarios de Gendarmería

Joe González, secretario general de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes (Ansog), dijo que se debe crear una institucionalidad interna, para que gendarmes "tomen el control de las cárceles", con reglamentos que les permitan sancionar a la población penal.

867

La serie de artículos de lujos encontrados en la denominada “celdas VIP” tras un allanamineto en la ex Penitenciaría encendió las alarmas en Gendarmería, donde señalan como posibles causas las malas condiciones de trabajo en que deben desempeñarse.

La situación mantiene tensionadas a asociaciones al interior de la institución, ya que algunos acusan que la permisividad con los reos podría responder a las pocas herramientas que tienen los gendarmes para enfrentarse a la población penal.

Según señaló Joe González, secretario general de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes (Ansog), a El Mercurio, se debe crear una institucionalidad interna, para que gendarmes “tomen el control de las cárceles”, con reglamentos que les permitan sancionar a la población penal. “Nos enfrentamos a personas que son refractarias a las normas, que no les importa nada y que cada vez son más violentas”, señaló.

En cuanto a las denominadas “celdas de lujo” González sostuvo que “para llevar cierto control o evitar ciertas situaciones de riesgo, puede que autoridades hayan autorizado este tipo de artefactos, para que los internos más avezados, con mayor control de la población penal, estuviesen un poco más tranquilos”. 

Según Andrés Segovia, vocero de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios, falta mayor infraestructura y recursos humanos, así como “mejores remuneraciones, porque a alguien que no tiene un sueldo o una carrera funcionaria digna, es muy fácil corromperlo”.

Una postura diametralmente diferente tiene el teniente coronel Alberto Figueroa, presidente de la Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios, quien sostuvo al matutino que “yo no puedo permitir que se diga que se generan concesiones para llevar la fiesta en paz. Cuando un oficial no es capaz de decirle a un interno que viene a pedir una televisión de 45 pulgadas, es porque simplemente no tiene la capacidad de administrar”.

Para Figueroa, es inconcebible negociar con los reos y que “es solamente la potestad del alcaide y la mala utilización de sus atribuciones las que han generado estas situaciones irregulares al interior de la cárcel”.