CChC: “Crisis del mercado inmobiliario está pronta a transformarse en una crisis social”

Esa es la advertencia que lanzó el presidente de Cámara Chilena de la Construcción, Patricio Donoso, al exponer el diagnóstico de su sector respecto de los efectos que genera la “obsoleta” normativa de regulación urbana que, a la larga, redunda en el alto precio de las viviendas.

253

La situación de crisis que enfrenta el sector con los altos precios de las viviendas derivados de un ordenamiento territorial que a su juicio requiere cambios, es una de las principales preocupaciones que tiene en la actualidad el gremio inmobiliario.

Así lo planteó este viernes el presidente de Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Patricio Donoso, en el desayuno anual de la organización que tuvo entre sus invitados al Presidente Sebastián Piñera.

En la ocasión, el dirigente afirmó que “estamos frente a una crisis de acceso a la vivienda que está pronto a transformarse en una crisis social” y que “en su origen está la falta de consensos básicos sobre el desarrollo urbano”, sostuvo.

“La vivienda se está convirtiendo en un bien inalcanzable, provocando un aumento en el número de campamentos, un creciente déficit habitacional”, subrayó Donoso, enfatizando que “esto ha provocado que el precio del suelo y el de las viviendas se haya multiplicado, muy por sobre el aumento de las remuneraciones”.

Frente a este escenario, planteó dos desafíos al gobierno. Uno de ellos, indicó, es generar una nueva regulación urbana, que reemplace al “obsoleto” sistema de planificación territorial; y el otro –enfatizó-, es que la autoridad, en conjunto con múltiples actores sociales, “deje en marcha una nueva generación de obras, que satisfaga necesidades urgentes”.

Este diagnóstico sobre la relación de los privados con el Estado surge a raíz de las controversias respecto de los conflictos judiciales y el término de algunos permisos de edificación.

El líder de la CChC expresó su inquietud respecto a algunos ámbitos de la institucionalidad que no estarían dando todas las garantías al mundo privado.

Grave es que el Estado se esté convirtiendo en una contraparte menos predecible, o incluso contradictoria, para el normal desarrollo de los proyectos. Lo que ha ocurrido con algunos permisos de edificación nos debiera llamar a reflexionar y tomar medidas”, expresó Donoso.

Acotó que un ejemplo de ello “es que los privados sean sancionados por incumplir leyes o normativas que no existían cuando se aprobaron anteproyectos”.

“Es responsabilidad de todos evitar este pésimo precedente”, afirmó Donoso al manifestar su molestia por el hecho de que el Estado, cuando cambia de opinión luego de actuar por años de una manera determinada, pretenda que las empresas asuman los costos.