Sondeo revela que 547 menores de edad viven en la calle

El estudio realizado en conjunto por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia y el Sename pretende visibilizar la realidad de los niños y adolescentes que viven sin un adulto a su cuidado, por qué están allí y ver cómo promover una política pública útil para ellos.

101

El Conteo Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes en Situación de Calle 2018, aplicado a este segmento de la población del que muchas veces la sociedad no tiene conciencia, reveló que en la actualidad existen 547 menores de edad que no tienen un hogar ni una familia detrás.

La encuesta realizada por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia y el Servicio Nacional de Menores (Sename), consistió en un cuestionario de 39 preguntas realizada a menores de edad entre 5 y 17 años, que viven en 931 puntos de 114 comunas del país “que hayan pernoctado al menos una vez en el último año, sin la compañía de un adulto responsable en lugares públicos o privados que no tienen las características básicas de una vivienda”.

“La motivación fue, por un lado, visibilizar la realidad de los niños y adolescentes en la calle. En segundo lugar, hacer un ejercicio de caracterización para entender cuáles son las razones para que estén en la calle, qué les pasa cuando están en esa situación y, con eso, generar los insumos para establecer, efectivamente, el punto de partida para un programa de diseño y una política para niños y niñas en la calle”, explicó a La Tercera, el subsecretario de Servicios Sociales.

A su turno la directora del Sename, Susana Tonda, señaló que “nos parece relevante contar con un catastro que nos permite dimensionar la realidad de los niños, niñas y adolescentes en situación de calle. Estas cifras nos permitirán, como servicio, analizar nuestra oferta y revisar y estudiar en profundidad las mejoras que se requieren”.

Si bien la mayoría de los casos se concentra en la Región Metropolitana, las tres comunas que poseen más niños, niñas y adolescentes viviendo en esta condición son Talca, Arica y Osorno.

De acuerdo con los resultados, predominan el género masculino y los rangos de edad más próximos a la adolescencia. La edad promedio en que los encuestados durmieron por primera vez en la calle es de 12,7 años. También existe alto consumo de drogas y alcohol.

El sondeo añade que la palabra que más frecuentemente mencionaron respecto de su situación fue “discriminación”.

Rocío Valderrama, coordinadora territorial del conteo, revela que “fue fácil” el acercamiento a los menores. Frente a la encuesta, los niños “estaban interesados en poder visibilizar sus dinámicas y modo de vida. Tenían una necesidad súper profunda de ser escuchados y escuchadas”, cuenta.

Otra de las características de estos menores que los diferencia de los adultos en situación de calle es la movilidad. Los encuestadores los encontraban principalmente en intersecciones de calles y no en “rucos” o carpas, como es usual entre los mayores.