Juan Pablo Sutherland desclasifica algunas “masculinidades espectaculares” en la Universidad de Princeton

Pedro Lemebel, El Che de los Gays, Chavela Vargas y la Coronela Robles, sonaron como figuras relevantes del género junto a la colorida transgresión de los Drag Kings en el simposio “Una Arqueología de Masculinidades Espectaculares En América Latina”, realizado en esta universidad estadounidense.

468

Drag Queens imitando a Paulina Rubio, Amy Winehouse o Cher en las cada vez menos subterráneas galerías del mundo gay, también se transforman con la discusión del género y nuevas nomenclaturas. Si el Drag Queen es la práctica transformista de jugar con los roles de género , en particular explorando el imaginario femenino, su equivalente en el Drag King plantea el cuerpo femenino en esa exploración y crítica desde la indumentaria e ideario masculino que ya es temática no solo de discoteques gays, realities y performance, también es materia de cátedra en las universidades.

El paso desde la práctica under a la academia más exquisita se cristalizó en el reciente simposio “Drag Kings: An Archaeology of Spectacular Masculinities in Latino America” (Drag Kings: una arqueología de masculinidades espectaculares en América Latina), en el que un grupo de connotados académicos de todo el mundo debatió sobre el futuro de un paragénero enfrentado al mismo mundo de prejuicios y contradicciones de siempre, pero amplio en nuevas miradas y enfoques desde la cultura.

Anclado en el Programa de Estudios Latinoamericanos (PLAS) de la Universidad de Princeton, EEUU, el análisis de esta figura extravagante del Drag King como manifestación iconoclasta y contestataria, contó con la presencia del escritor y académico chileno Juan Pablo Sutherland, autor “Nación Marica” y “Ficciones políticas del cuerpo”.

Su aporte acerca de las masculinidades espectaculares abordó el imaginario y narrativa de uno de los precursores de la narrativa queer de la región. En la ponencia titulada “Lemebel en llamas: cuerpo especular y la injuria sudaca como performance”, Sutherland actualizó cómo envejece el mito del escritor under más popular de la escena. “La figura de Pedro Lemebel se ha transformado en una potencia ineludible para pensar sexualidades críticas, escrituras y performances en América Latina”, señala la presentación que plantea una reflexión del autor de “La esquina es mi corazón” bajo un concepto de nomadismo visual como un reflejo de su obra.

“En ese horizonte, la figura de la injuria es un motor central de su performatividad que cruza fuertemente su obra. En uno de sus últimos libros de crónicas, Lemebel comparece con una poética de la injuria como título en “Poco Hombre”, un texto que recorre el ejercicio creativo y político que Lemebel dispone para jugar con la espectacularidad del nombre e interrogar las tecnologías de género”, señala sobre el denominador de este simposio.

NUEVAS HEGEMONÍAS SEXUALES

Entre otras ponencias y puestas en escena, destacó la exhibición del documental “Chavela” (2017) de Catherine Gud y Dsarescha Kyi, que propone nuevas lecturas de la vida y trayectoria de la popular Chavela Vargas.

“La cantante y figura cultural de México, perturbó con sus formas de vivir el amor y la representación de sí misma como una mujer con una masculinidad femenina que intervino la cultura de su tiempo”, recuerda Sutherland. El docente de literatura de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano enumera otros casos relevantes “donde, por ejemplo, la existencia de la Coronela Robles, participante de la revolución mexicana que tuvo una labor importantísima en la batalla y más aún en la huella cultural que deja su nombre en el status de “coronela” en la historia mexicana”, reitera. Incluso el afiche del simposio se ilustra con la imagen del performer chileno Víctor Hugo Robles, más conocido como “El Che de los Gays”.

¿Qué nuevas metáforas y relatos cree que nacen de esta valoración de las “masculinidades espectaculares” en América Latina?
-El proyecto Drag King que convocó la Universidad de Princeton, se centró en esas nuevas narrativas. Partió de las críticas a las nociones tradicionales de masculinidad y las hegemonías respecto al género y lo binario y se interrogó sobre las formas de pensar los cuerpos y las subjetividades no normativas. En ese horizonte la conferencia, entre sus diversas propuestas de lectura, planteó una redefinición del concepto de masculinidad. Esa premisa pasa además por el reconocimiento de diversos aportes críticos que interrogan las hegemonías sexuales y sus políticas entre algunos y algunas.

En esa perspectiva las metáforas y relatos que comparecieron en la discusión hablan, resitúan y promueven materiales, arqueologías y nuevas genealogías de los cuerpos borrados y sus  biografías. Historias de vida que suelen ser obliteradas o anuladas por los grandes relatos de la normatividad sexual. Quizás uno de los aportes del encuentro es pensar el nomadismo de género, y las traducciones culturales de cada época para adaptar, corregir o fijar esas intervenciones no convencionales. En América latina, esas intervenciones son abundantes.