Legislativas en España: el socialista Sánchez es el favorito y la extrema derecha al acecho

El socialismo tiene a tres partidos que ya le arrebataron la región de Andalucía, su mayor feudo hasta hace poco: Ciudadanos, Partido Popular (PP) y la extrema derecha de Vox.

62

Una gran afluencia marcaba este domingo las elecciones legislativas en España, en las que partió el socialista Pedro Sánchez como favorito, aunque sin mayoría para gobernar, y que determinarán la fuerza de la extrema derecha.

Cerca de 37 millones de españoles estaban llamados a elegir los 350 diputados de la cámara baja y 208 de los 266 senadores.

Pero a las 14:00 hora local (8:00 en Chile), según un parte oficial, había votado sin incidencias un 41,49%, un dato superior en casi 5% al 36,87% a la misma hora en las pasadas elecciones de 2016, mostrando gran afluencia a los colegios electorales, donde se reportaban colas y mucho movimiento.

En Cataluña, centro de un conflicto político con el separatismo catalán, la participación había crecido más del 11% frente a los comicios anteriores a la misma hora.

El socialista Pedro Sánchez, jefe de un gobierno minoritario desde junio, llegó como favorito, aunque todo indica que no tendrá mayoría absoluta, por lo que necesitaría a otros para continuar, siempre y cuando no sumen los partidos de la oposición conservadora.

Por ello, tras votar este domingo pidió “una mayoría parlamentaria lo suficientemente amplia que permita cuatro años de estabilidad” después de “muchos años de inestabilidad, de incertidumbre”.

Pero enfrente, el socialismo tiene a tres partidos que ya le arrebataron la región de Andalucía, su mayor feudo hasta hace poco: Ciudadanos, Partido Popular (PP) y la extrema derecha de Vox.

El ascenso de este último es la gran novedad en un país donde, a diferencia de casi todo el resto de Europa, la extrema derecha había sido marginal hasta hace unos meses.

Un fenómeno que los socialistas han utilizado para movilizar a sus votantes y en particular a las mujeres, dado el discurso antifeminista de Vox.