Salud mental y recarga académica se toman elección de la FECh

Para los postulantes a dirigir la federación el tema que puso en el debate la protesta de los estudiantes de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU), es imperioso de abordar para actualizar la malla curricular la forma en que se realizan las cátedras.

210

La elección que entre el próximo lunes y martes se desarrollará en la Universidad de Chile para el recambio en su Federación de Estudiantes, estará marcada por el principal reclamo de sus alumnos en torno a la sobrecarga académica que enfrentan y que les ha derivado en episodios de estrés y en algunos casos depresión.

Por ello los candidatos de las principales listas en competencia por la FECh sostienen que es el momento de un cambio para terminar con “mallas desactualizadas”, “ramos que se enseñan por tradición” y “estándares de exigencia que son irreales” para los alumnos del plantel.

Aunque sus corrientes políticas y propuestas para el nuevo período son opuestas, la visión de lo aspirantes a presidir la organización, coinciden en que ése es un problema real que ocurre en esa institución y que debe ser abordado como una prioridad.

Para actual secretario ejecutivo de la FECh y aspirante a presidente de la Centro Derecha Universitaria (Lista D), Juan Carlos Bustos, se necesita con una reforma a las mallas de las carreras, de modo que éstas “se acorten y se modernicen”, y se introduzcan “nuevas formas de enseñar, que sean mucho más compatibles con la vida actual y con la forma en que nosotros aprendemos, que es totalmente distinta a cómo se estudiaba hace 10 o 15 años. No corresponde que muchos de nuestros ramos sean simplemente tradición”.

A su turno, la postulante del Frente Amplio (Lista C), Nicole Martínez (RD), se trata de un problema complejo y que “la universidad tiene el rol de tomarlo en serio e impulsar una política de salud mental y bienestar, que hoy día no existe”.

“La Universidad de Chile replica un sistema educativo neoliberal, que pone por delante la competencia, la auto exigencia y el rendimiento a ciegas; y propone estándares de rendimiento que son irreales, que no son cumplidos ni siquiera por el promedio de quienes estudiamos y que terminan manifestándose en situaciones incluso de suicidios y altas tasas de depresión en nuestra comunidad”.

Opinión similar tiene la candidata de la Lista E, Millaray Huaquimilla (JJCC), quien afirma que el estrés académico “es un problema grave que debe ser abordado desde la salud mental y cuestionando el modelo educacional neoliberal, que genera estandarización y competencia”.

“Se está presionando a estudiantes de diferentes realidades a cumplir con los mismos estándares y rendir igual. Se necesita generar una política en las universidades que acompañe a los estudiantes y piense formas más eficientes de enseñar y distribuir la carga académica”.

Finalmente, la aspirante del colectivo “Pan y Rosas – Teresa Flores” (Lista B), Alejandra Decap, sostiene que la salud mental estudiantil “es totalmente un problema de primer orden”.

En una institución donde se supone deberían estar los pensamientos más avanzados de la sociedad, se sigue gobernando como si fuese el siglo XIX, con rectores que son pequeños monarcas, al igual que los decanos”, asegura la estudiante, quien cree que la solución también pasa por “un cogobierno triestamental universitario, con mayoría estudiantil, que defina los rumbos de nuestra institución, desde el destino del presupuesto hasta las mallas”.