Fiscal Arias admite que le ofrecieron ingresar al Gobierno: “Quizás estaban sondeando el nombre”

El persecutor jefe de la fiscalía de O’Higgins reconoció -tras negarlo el fin de semana- que hace un año “hubo un almuerzo, en una conversación en que un amigo me dijo: ‘¿Te interesaría eso (ser subsecretario)?’, y yo le respondí: '¿Qué hace ese sujeto?'. Añadió que "en definitiva, (para ser viable) el ofrecimiento debería haber venido de una persona con capacidad o facultades para hacerlo”.

223

“Fue un asunto sorpresivo, tampoco fue un almuerzo para eso. En definitiva, (para ser viable) el ofrecimiento debería haber venido de una persona con capacidad o facultades para hacerlo”, señaló este jueves el fiscal jefe de Rancagua, Emiliano Arias, al refutar otra de las acusaciones que incluye la denuncia del persecutor de alta complejidad, Sergio Moya.

Este lo acusa de tráfico de influencias, violación de secreto y obstrucción a la investigación en causas emblemáticas que lleva el Ministerio Público en la Región de O’Higgins, y en ese marco señala que su superior jerárquico, en un almuerzo de camaradería en marzo de 2018, en el que ambos participaron junto a dos funcionarios del Poder Judicial y otras dos personas, este le señaló a él y otros comensales que un amigo le había preguntado si trabajaría en la administración del Presidente Sebastián Piñera.

Según Moya, tras conversarlo en forma coloquial con los comensales este habría aceptado en ese momento el cargo de subsecretario de prevención del delito, acto del que se retractó al día siguiente.

Aunque el domingo pasado en el programa Mesa Central de Canal 13 negó cualquier reunión o contacto con el gobierno en ese sentido, Emiliano Arias admitió en esta jornada en radio Duna que tuvo “una oferta de trabajo de alguien del Gobierno, que me dijo: ‘Emiliano, tienes la posibilidad de ser subsecretario, no”.

Complementó su explicación sobre el encuentro al que alude Moya, diciendo que “hubo un almuerzo, en una conversación en que un amigo me dijo: ‘¿Te interesaría eso (ser subsecretario)?’, y yo le respondí: ‘¿Qué hace ese sujeto?’. Quizás estaban sondeando el nombre”, comentó.

“Yo no sé, ni al día de hoy, qué es lo que hace el subsecretario de Prevención del Delito. Fue un asunto sorpresivo, tampoco fue un almuerzo para eso. En definitiva, (para ser viable) el ofrecimiento debería haber venido de una persona con capacidad o facultades para hacerlo”, sostuvo Arias.

Interrogado por quién le hizo el ofrecimiento, el persecutor de O’Higgins respondió: “En este momento no lo puedo señalar”, pero –acotó- “no es un funcionario público del Gobierno”. “Él no sé si fuera capaz de ofrecerme, en definitiva (el cargo), que tuviera la capacidad de hacerlo. No puedo revelar su nombre en este momento, porque esto va a tener que salir en la investigación”.

La versión respecto a este ofrecimiento de cargo gubernamental a Arias surge de la denuncia que formuló ante la Fiscalía Regional el persecutor de alta complejidad de Rancagua Sergio Moya.

Abogado penalista Waldo Ortega asumirá defensa de fiscal Arias