Caso Villegas: PDI afirma que idea original era aparentar un suicidio del profesor

En el cuarto día de juicio oral, el perito Gabriel Alarcón aseguró que la esposa de la víctima y el amante pensaron que una vez drogado le iban a cortar las venas y dejar una carta de suicidio para evitar sospechas, pero que el plan se les fue de las manos cuando éste despertó.

325

Una serie de detalles que contravienen las declaraciones de los dos únicos imputados del crimen de Nibaldo Villegas, fueron los que entregó este jueves el subcomisario de la Brigada de Homicidios (BH), Gabriel Alarcón, en la cuarta jornada del juicio oral de este caso cuya estimación es de 17 días por la cantidad de testigos.

Según indicó el perito, quien se presentó por segunda vez ante el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Viña del Mar, la acción de la esposa de la víctima, Johanna Hernández, y, como la de su entonces amante, Francisco Silva, incurrió una serie de errores que desvirtuaron el plan original que tenían para deshacerse del profesor.

De hecho, precisó el detective, a diferencia de lo que señalan ambos en relación a que el asesinato y descuartizamiento de la víctima fue en la misma casa, el desmembramiento del docente no ocurrió en el domicilio sino que durante la fogata en la playa Las Docas, en el sector de Laguna Verde.

Alarcón fundó sus conclusiones en la evidencia hallada en la cama de Nibaldo Villegas y que concuerda solamente con la herida cortopunzante que le ocasionó la muerte.

“No hubo una contaminación tan grande que permitiera lucubrar que ellos tuvieran (premeditadas) diferentes acciones posterior a la muerte en el domicilio, de desmembramiento y de amputación del cuerpo”, explicó.

Por el contrario, añadió “Laguna Verde ofrece espacio abierto, cerrado, camino, nula gente transitando que le permitiese tener acciones violentas con el cuerpo”, y que por eso la acción se trasladó hasta ese lugar donde alrededor la marca que dejó la fogata se encontraron restos óseos de la cabeza y mandíbula del fallecido.

PLAN QUE SE LES FUE DE LAS MANOS

El perito de la PDI también indicó que el crimen fue fríamente calculado y que los imputados tenían como coartada para encubrir el delito una carta de suicidio que redactaron a nombre del malogrado profesor.

Conforme a la investigación, Hernández y Silva pretendían aplicarle cortes en las muñecas para que se desangrara y así eliminar cualquier sospecha tanto de los agentes auxiliares de la justicia como de la propia familia del afectado. “Eso es lo que ellos conversan, eso es lo que inicialmente tenían pensado”, aseveró.

Según el relato de ambos que se culpan mutuamente del crimen, no obstante estar drogado por la excesiva dosis de clonazepam suministrada al profesor en una malta con huevo, éste habría despertado mientras Francisco se encontraba en el domicilio y que por ello le infirieron la estocada que causó su deceso.

Como ese escenario no estaba previsto, la desesperación los habría a ejecutar el asesinato de la forma en que finalmente ocurrió.

Juicio del caso Villegas: Johanna Hernández culpó de todo a su amante

Caso Villegas: Examante acusó a mujer del profesor como autora intelectual y material del crimen