Salud Mental: Déficit de vitamina D podría incidir en patologías como la depresión

Estudios serios avalan la tesis de que la falta de este nutriente que está presente en alimentos como el huevo, los lácteos, el pescado y los champiñones y también en los rayos del sol, tiene a mil millones de personas expuestas a una patología mental.

13912

La depresión y la esquizofrenia son algunas de las patologías que podrían gatillarse en una persona carente de vitamina D, importante prohormona que activa el organismo a nivel celular y permite un mejor estado anímico y de relación con el entorno de las personas.

En una investigación publicada este año “Trends in Neuroscience” (Tendencias en la Neurociencia), de la Universidad de Queensland, se trató de explicar por qué es tan importante y cómo el déficit conduce a trastornos como la depresión y la esquizofrenia, ya que existe un vínculo bien establecido entre la deficiencia de vitamina D y la cognición deteriorada.

Los científicos demostraron que los niveles de vitamina D influyen en la integridad de un tipo de “andamiaje” en el cerebro, llamadas redes perineuronales (PNN) las cuales afectan por ejemplo, en la capacidad de recordar y aprender.

Por otro lado, concluyeron que a pesar de que el hipocampo no es la única parte del cerebro que usa PNN para apoyar las conexiones, fue la región más afectada por la deficiencia de la vitamina D. De hecho, el derecho e esa zona se vio aún más afectado que el lado izquierdo por la carencia del nutriente, hecho que es consistente con lo observado en las personas con esquizofrenia.

Según explicaron, alrededor del 70% de las personas con esquizofrenia tienen insuficiencia de vitamina D, y los pacientes tienden a tener más trastornos en el lado derecho de su hipocampo.

El psiquiatra de la Clínica Santa María, Rodrigo Correa, señala que también se ha demostrado una asociación estadística entre el déficit de vitamina D y la depresión, es decir, personas con insuficiencia de ella presentan más riesgo de expresiones clínicas de tipo depresivas y que entre quienes presentan depresión podrán encontrarse más pacientes con déficit de la misma.

“Este déficit vitamínico se asocia a múltiples expresiones clínicas en diferentes áreas de la medicina, hasta incidir en el pronóstico de algunas enfermedades en salud mental”, indicó el médico, añadiendo que “no se ha podido establecer una direccionalidad para esta asociación, por lo que no es posible concluir de acuerdo a los datos que la deficiencia de vitamina D produzca depresión, sólo se sabe que ambos fenómenos suelen co-existir”.

Añadió que existen varios estudios de seguimiento, que demuestran mejores respuestas a antidepresivos en aquellos pacientes en que además se trata la carencia de la vitamina D, “pero aún faltan más estudios con diseños metodológicos del más alto estándar”.

El profesional comentó también que aunque no es posible establecer que el déficit de esta importante vitamina produzca esquizofrenia, se ha visto que pacientes que presentan depresión y a la vez deficiencia de vitamina D, presentarán con mayor probabilidad síntomas depresivos y ansiosos asociados.

Apuntó que tanto para la depresión como para la esquizofrenia, la falta de la considerada prohormona podría empeorar el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes que muestran mayor cansancio.

Sin embargo, Correa mencionó que “se ha visto asociado a otras alteraciones tales como fallas cognitivas, afecciones dermatológicas, inmunológicas y cardio-metabólicas, entre otras. En la mayoría, estas áreas, también queda por definir el rol exacto de esta vitamina”.

“Lo que va quedando cada vez más claro, es el importante rol de este y otros micro-nutrientes en promover una mejor calidad de vida o ayudar en el tratamiento de diversas afecciones médicas”.

¿CÓMO IDENTIFICAR LA FALTA DE VITAMINA D?

Chile tiene fuerte déficit de Vitamina D en la población y los números lo han confirmado. En la última Encuesta Nacional de Salud (ENS) se reveló que en mujeres de 15 a 45 años, el 84% tiene deficiencia (12,3% es severa) y en adultos mayores de 65 años un 87% tiene déficit.

Por esa razón, la nutrióloga Mariana Pellerano explicó que con exámenes de sangre se pueden determinar cómo están los niveles de vitamina D, si éstos son óptimos o se presenta una insuficiencia.

“Según el estado de cada persona, el médico debe utilizar suplementos concentrados de vitamina D, que contienen determinadas Unidades Internacionales (UI) por gota, cápsula o frasco a disolver, puesto que solo entregar pauta alimentaria y/o estimular exposición solar (sin filtro solar) es poco consecuente” enfatizó.

La facultativa explicó que la “Vitamina D” es en términos más específicos y actualizados una prohormona, que en forma natural se obtiene a través de la exposición directa de la piel a los rayos UVb del sol (90% de los requerimientos diarios), la que luego en hígado y riñón sufre procesos enzimáticos que la “activan” y es posteriormente transportada por el torrente sanguíneo y administrada a nivel celular.

Se considera que hoy mil millones de personas en el mundo sufren de hipovitaminosis D (insuficiencia), siendo ya casi una pandemia de la cual es importante hacerse cargo.