Caso Villegas: Examante acusó a mujer del profesor como autora intelectual y material del crimen

El imputado contó su versión de los hechos ante el tribunal, endosándole toda la responsabilidad del asesinato del docente a la esposa de la víctima, quien fue –aseguró- la que le pidió el clonazepam y se lo suministró a su marido para luego descuartizarlo.

551

Francisco Silva Hale (37), el segundo acusado por el homicidio y descuartizamiento del profesor Nibaldo Villegas Gutiérrez, acusó a la viuda de éste, Johanna Hernández Vicuña (32), de ser la autora intelectual y material del brutal crimen de Villa Alemana.

En el segundo día del juicio en el Tribunal Oral Penal de Viña del Mar, el examante de la mujer -que el lunes lo culpó de todo lo implicó el macabro hecho- comenzó su declaración pidiendo perdón a la familia de la víctima, para luego afirmar que diría toda la verdad.

Según afirmó, fue ella quien “me pidió que buscara sicarios” cuando en marzo de 2018 supo que Villegas se quedaría con la custodia de la hija.

Después relató cómo fue su relación hasta llegar al día del crimen, en la noche del 10 de agosto de 2018.

Contó que le había llevado 30 pastillas de clonazepam molidas, tal como le había pedido Johanna Hernández, que se las había entregado en el auto y que la esperó en el vehículo hasta que ella lo llamó alrededor de la 1 de la madrugada del 11 de agosto.

Silva añadió en su relato que la mujer lo hizo ingresar a la casa del docente y que una vez allí  su entonces amante le dijo: “chanchito, le corté los brazos a Nibaldo”, tras lo cual el subió al dormitorio y encontró el cuerpo del malogrado hombre.

De acuerdo a su versión del imputado, la idea de darle la alta dosis del somnífero al profesor fue de la esposa, que ella le pidió que las adquiriera y moliera y que ella fue la autora material del homicidio.

“Me pidió que me culpara de los hechos, y que después me iba a esperar con sus hijos, todo para ser feliz”, contó Francisco Silva en la audiencia, en la que también admitió que su primer abogado le dijo que se hiciera el loco, para lo cual le proporcionó apuntes con descripciones de enfermedades psiquiátricas para que las simulara, y luego fingió que escuchaba voces.

En la acusación, la fiscalía pidió presidio perpetuo calificado para Johanna Hernández por el delito de parricidio, ya que al momento del crimen aún era su cónyuge. De ser sentenciada a esa pena, la mujer deberá pasar un mínimo de 40 años tras las rejas antes de recibir cualquier beneficio penitenciario.

En el caso de Silva Hale, la fiscalía solicitó presidio perpetuo simple por el delito de homicidio calificado. Esto implica un mínimo de 20 años de cárcel.

Además, la fiscalía pidió una condena de cinco años de presidio menor en su grado máximo por el uso fraudulento de tarjeta de crédito.

Juicio del caso Villegas: Johanna Hernández culpó de todo a su amante