Pleno de Corte Suprema desechó remoción definitiva de jueces de Rancagua

Vocero del máximo tribunal, Lamberto Cisternas, explicó que la decisión que se adoptó por un voto de diferencia, se fundamenta en que hay un sumario en curso contra los magistrados de la Corte de Apelaciones rancagüina y que mientras éste no concluya, no se puede ejercer una acción a priori.

164

Una estrecha votación de 9 votos contra 8 fue la que echó por tierra la petición al Pleno de la Corte Suprema de iniciar un proceso de remoción definitiva de los jueces de la Corte de Apelaciones de Rancagua indagados por irregularidades y corrupción.

La solicitud presentada de los ministros Sergio Muñoz, Carlos Aránguiz, María Eugenia Sandoval y Ángela Vivanco y que este miércoles se discutió en el seno del máximo tribunal, apuntaba a una salida más rápida y expedita a la situación que pone en el centro de los cuestionamientos al Poder Judicial.

Durante la cita los supremos analizaron la situación de los suspendidos Emilio Elgueta, Marcelo Albornoz y Marcelo Vásquez y luego deliberaron en torno a esa alternativa, la que encontró apoyo en ocho de éstos, incluidos los solicitantes, pero nueve optaron porque no fuera así, a la espera que la ministra a cargo del sumario, Rosa María Maggi, concluya la indagatoria disciplinaria y en base al resultado de ella, tomar deficiones.

El vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, explicó detalladamente el tenor de la votación respecto de los magistrados investigados por supuesto tráfico de influencias.

“De los 9 que estuvieron por desestimarla, 6 estuvieron por hacerlo así ya que no está terminado el procedimiento disciplinario y no les pareció pertinente interrumpirlo. Tres estuvieron por decir que no, porque no contaban inmediatamente con un informe de la señora ministra que está sustanciando la investigación y les parecía que no tenían los elementos para resolver”, precisó.

Respecto de los “8 votos que sí, 5 por hacerlo de inmediato y simplemente, esto es de acuerdo a la petición, y 3 por hacerlo, pero diferir su decisión definitiva en cuanto a la remoción para una vez que se terminara el sumario y se contara con todos los antecedentes”.

“En la posición, esta última (decisión diferida), la idea era acoger la solicitud de inmediato, pero la definición en cuanto a sus resultados se produciría solo una vez que se terminara el sumario y se contara con esos antecedentes”, añadió Cisternas.

Por último, Cisternas descartó que en la sesión extraordinaria del pleno de la Corte Suprema se trataran otros temas e indicó que “solamente nos atuvimos a la petición, ya era bastante dinamita, entonces no había que entrar a otras cosas”.

CDE: Querella contra jueces de Rancagua no se ha hecho por no tener datos