Analista: Grupo de Lima debe mostrar “coordinación y efectividad” sobre Venezuela y Maduro

Ad portas de la cita que sostendrá la instancia hemisférica este lunes en Santiago, el académico de la Universidad Central, Samuel Fernández, sostiene que en el punto en que se encuentra ese país, debe adoptarse una posición unificada que de una señal de que al régimen chavista ya no le quedan alternativas para perpetuarse en el poder.

472

“Creo que se tiene que pasar a una etapa distinta, superior, de mayor efectividad y de mayor coordinación entre los países que integran el grupo”, es la premisa que el Grupo de Lima debe tener presente de cara a la reunión que los presidentes de las naciones que lo integran sostendrán en Santiago este lunes 15 de abril.

Así lo plantea el académico de la Universidad Central, Samuel Fernández (en la foto), sobre las expectativas que genera el encuentro que congregará a los dignatarios de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía, oportunidad en la que abordarán la situación que enfrenta Venezuela, sumida en una crisis política y económica agravada por el padecer de los ciudadanos que no tienen las necesidades básicas mínimas.

En conversación con La Nación, el cientista político señala que transcurridos más de dos meses desde que el líder de la oposición, Juan Guaidó, se autoproclamara como gobernante interino de ese país -el 23 de enero pasado- y que el régimen Chavista se resiste a dejar el poder, pese a declaraciones y sanciones de la comunidad internacional, es necesario enviar una señal potente a Miraflores de que este es un proceso que no tiene vuelta atrás.

“Podemos esperar que se adopten resoluciones y decisiones aún mayores, que se coordinen mejor, que tomen una acción multilateral y bilateral o como grupo más efectiva y que le llegue muy claramente el mensaje a Nicolás Maduro de que su tiempo se empieza a acabar”, remarca el experto.

Según indica, las disposiciones que tome la instancia, que se realizará en la sede de la Cancillería y se centrará en los últimos acontecimientos ocurridos en el país como los cortes de luz y agua, además del retiro de la inmunidad a Juan Guaidó para eventualmente enjuiciarlo, deben ponerse en práctica con una coordinación más estrecha y decidida que rompa la inercia en la que ha caído el país con dos fuerzas enfrentadas sin que nadie ceda.

MEDIDAS CONCRETAS

Requerido sobre las medidas de “corte superior” que en su opinión debería plantear el Grupo de Lima para lograr que Maduro cese en el poder, Samuel Fernández precisa que hay muchos campos de acción como en los organismos internacionales tales como las denuncias ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la misma ONU.

Hay acusaciones, pero no se han tomado medidas enfáticas, no se ha condenado de manera enfática, todavía hay algunos que los defienden; hay que actuar entonces desde otro punto de vista importante, que significa esta presencia china o rusa hasta con militares en nuestra región, en Venezuela. Aunque ellos (el régimen de Maduro) lo hayan pedido, esto desequilibra lo que está considerado que es una zona donde no actúan. Tenemos que tener un ojo atento allí para saber cuál es el verdadero alcance y esto amenaza la seguridad hemisférica”, detalla.

Y añade que en el orden bilateral, hay medidas que pueden incrementarse como, por ejemplo, un mayor control del intercambio económico, pero también tener una participación de países que están un tanto renuentes en la participación en contra de Venezuela como puede ser el caso de México, de Uruguay.

“Ese creo que es el mensaje fundamental que hay que decir fuerte y claro, de manera que no le quede otra alternativa que buscar una salida negociada y democrática a algo que ya no le van a aceptar”, enfatiza el analista político.

Al mismo tiempo, opina que “Maduro no puede esperar que tanto la comunidad internacional como el Grupo de Lima, le acepten absolutamente nada. No hay entendimiento con él. Que eso lo sepa claramente y que no puede seguir tratando de dividir al grupo, si este no se manifiesta de una manera coherente y de manera unánime. Este es el mensaje que hay que transmitir y reiterar para que él no crea que los meses que han pasado ya se acabó la presión. Eso es muy importante para que esto le quede muy claro”.

MANDATO ESPECÍFICO PARA BACHELET

El experto de la Universidad Central se refiere también al rol que ha ejercido en la crisis venezolana la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, cuyos enviados especiales a ese país advirtieron de la vulneración de las garantías de los ciudadanos, y que le ha valido críticas de diversos sectores por no apersonarse ni ser más enérgica.

“En este caso son los países los que pueden pedir una mayor acción, una acción mucho más determinada, organizada internamente como grupo, de manera que esto lo reciba la Alta Comisionada como un mandato específico, con plazos de término, con condiciones, con procedimientos con los que pueda actuar y, a su vez, que convenza al resto de los países que componen la Comisión de Derechos Humanos”, manifiesta.

VENEZUELA DE LARGO ALIENTO

Respecto a cuánto tiempo más puede resistir este “tira y afloja” entre Maduro y Guaidó, el Fernández dice que “no hay tiempo, ni se puede imponer tiempo. Lo importante son las medidas”.

“Sacar a un gobierno de las características del de Maduro, una dictadura de 20 años que se ha venido formando con todo un control del aparataje del Estado, de las fuerzas armadas, no es cuestión de sacarla en un par de horas o en pocos días. Esta es una acción de largo aliento que va a tomar muchísimo tiempo, lamentablemente, porque siempre pensamos que la situación de Venezuela se puede echar a perder pero siempre nos sorprende que se puede echar a perder aún más”, agrega.

Subraya que “esa es la parte que complica y no hay una fórmula única o mágica para sacarlo, por lo tanto, estas reuniones como la del Grupo de Lima son sumamente importantes para que la presión internacional le quede clara a Maduro y no encuentre salida alternativa como buscar el apoyo extra zonal de Rusia, de China, de Irak, de Turquía, de Siria y otros países”.

En relación a cuánto más se puede agravar la crisis en Venezuela sin que nada ocurra, manifiesta que “lamentablemente todavía queda espacio para que se agrave más, todavía queda espacio para que la población venezolana tome conciencia que no puede seguir como está y tenga el derecho sagrado de rebelión, de levantarse y de no aceptar la dictadura que se le está imponiendo”.

Gira de Pompeo a Chile, Paraguay, Perú y Colombia tendrá énfasis en Venezuela