Estados Unidos solicitó la extradición de Assange por “piratería informática”

El fundador de WikiLeaks enfrenta hasta 5 años de prisión por dichos cargos, según informó el Departamento de Justicia estadounidense. Mientras que el gobierno de Lenín Moreno decidió quitarle la nacionalidad ecuatoriana.

196

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue arrestado en Londres ante un pedido de extradición de Estados Unidos, donde es acusado de “piratería informática”, dijo el jueves el Departamento de Justicia estadounidense.

Según documentos judiciales, revelados recién este jueves, el australiano de 47 años es acusado de ayudar a la exanalista de inteligencia estadounidense Chelsea Manning a obtener una contraseña para acceder a miles de documentos de defensa confidenciales, y luego divulgarlos.

Según la justicia estadounidense, Assange enfrenta hasta 5 años de prisión por dichos cargos.

Mientras que el gobierno de Lenín Moreno anunció que retiró la nacionalidad ecuatoriana concedida en 2017 al fundador de WikiLeaks.

En conferencia de prensa, el canciller José Valencia dijo que los “efectos de la concesión de la nacionalidad ecuatoriana al señor Assange han sido suspendidos” el miércoles, “debido a varias irregularidades encontradas en su trámite”.

A su vez, tras la detención en la embajada de Ecuador en la capital británica, el experto informático compareció este jueves ante un tribunal de Londres.

Assange, que vestía camisa y chaqueta oscuras, hizo un gesto a la prensa con el pulgar hacia arriba cuando entró en la sala del tribunal, llevando el libro “La historia del Estado de Seguridad Nacional” del estadounidense Gore Vidal.

El abogado estadounidense de Assange, Barry Pollack, condenó a Estados Unidos por buscar la extradición de “un periodista extranjero” para enfrentar cargos por “publicar información veraz”. 

Los tribunales británicos “deberán resolver lo que parece ser un esfuerzo sin precedentes por parte de Estados Unidos para obtener la extradición de un periodista extranjero para enfrentar cargos por publicar información veraz”, declaró en un comunicado divulgado en la cuenta en Twitter de WikiLeaks.

REACCIONES

“Nadie está por encima de la ley”, declaró ante los diputados la primera ministra británica Theresa May congratulándose de la detención de Julian Assange.

“En el Reino Unido nadie está por encima de la ley”, afirmó en la Cámara de los Comunes, donde tuvo palabras de agradecimiento para Ecuador por su cooperación y para la policía británica por su “gran profesionalidad”.

En cambio, el relator especial de la ONU para el derecho a la privacidad, Joe Cannataci, que debía reunirse con el fundador de WikiLeaks Julian Assange el 25 de abril en la embajada de Ecuador en Londres, planea visitarlo en su lugar de detención en el Reino Unido.

Cannataci indicó en un comunicado que no suspenderá su viaje a Londres. “Esto sólo quiere decir que en vez de visitar a Assange en la embajada (…) lo haré en un puesto de policía o allí en Reino Unido en donde pueda estar detenido”, indicó a la prensa.

Mientras que la relatora Agnes Callamard sostuvo que “expulsando a Assange de su embajada, las autoridades ecuatorianas permitieron a las británicas arrestarlo, esto lo deja un paso más cerca de la extradición hacia Estados Unidos. Al hacerlo, Ecuador expone a Assange a un verdadero riesgo de graves violaciones de sus derechos humanos”.

“Los responsables consulares solicitarán visitar a Assange en su lugar de detención” afirmó la ministra australiana de Exteriores, Marise Payne, que expresó su “confianza” en que el fundador de Wikileaks recibirá “un tratamiento justo en los procesos legales a los que se enfrenta en Reino Unido”.

A su vez, el exconsultor de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA), Edward Snowden, calificó el jueves como un “día sombrío para la libertad de prensa” luego del arresto del fundador de WikiLeaks.

“Las imágenes del embajador de Ecuador invitando a la policía secreta a ingresar en la embajada para arrastrar afuera a un editor -que guste o no- de material periodístico terminará en los libros de historia. Los críticos de Assange pueden celebrar, pero es un día sombrío para la libertad de prensa”, indicó Snowden en Twitter.

Julian Assange, fundador de WikiLeaks, fue detenido en Londres