Bachelet advierte a Libia que ataques contra civiles constituyen crímenes de guerra

La exmandataria recordó al mariscal Jalifa Hafter que lidera la ofensiva militar en ese país sumido en una crisis de poderes enfrentados que hay normas internacionales que debe respetar, sobre todo cuando está en juego la vida de las personas.

80

La población libia lleva mucho tiempo atrapada entre las distintas facciones del conflicto, y los más vulnerables sufren las peores violaciones de derechos humanos”, sentenció este martes la alta comisionada de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

Así se refirió la expresidenta a la situación que vive Libia con la escalada militar que comenzó el pasado 4 de abril en las cercanías de Trípoli y que tuvo uno de sus punto más álgido con el ataque contra el aeropuerto de Mitiga el lunes.

La acción que no cobró víctimas fatales, dejó en tierra a numerosos pasajeros con la suspensión de vuelos, y por ello representante de la entidad multilateral subrayó que este tipo de actos en las que los objetivos son civiles indiscriminados pueden constituir crímenes de guerra.

Mediante un comunicado, Bachelet destacó la necesidad de proteger a colectivos vulnerables como los migrantes y refugiados, muchos de ellos detenidos en instalaciones con pésimas condiciones, y pidió a las autoridades libias que garanticen que esos lugares no sean abandonados en el curso de los enfrentamientos armados.

Por ello instó a las partes en conflicto en Libia que recuerden sus obligaciones con la ley internacional y garanticen la protección de civiles.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los diferentes grupos rebeldes contra la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde 2014 hay en el país dos focos de poder enfrentados: un gobierno sostenido por la ONU en Trípoli, que apenas controla la capital y algunas zonas del oeste, y otro establecido en la ciudad oriental de Tobruk tutelado por el mariscal Hafter, que domina cerca del 70 % del territorio.

LA OFENSIVA DEL MARISCAL

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ofensiva del mariscal Jalifa Hafter sobre la capital libia, causó la muerte de al menos nueve civiles, entre ellos dos médicos.

El portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic, recordó que en 2018 y 2019 la organización ha documentado hasta 46 ataques contra instalaciones sanitarias, en los que han muerto ocho trabajadores y pacientes y otros 24 resultaron heridos.

Unos 1.300 migrantes y refugiados detenidos corren grave peligro al encontrarse en dos centros situados en zonas donde se han registrado enfrentamientos estos días, informó el lunes la Organización de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

El organismo detalló además que el recrudecimiento de las hostilidades en Libia, por la ofensiva de Hafter sobre Trípoli, ha causado más de 3.400 desplazados en la capital y sus inmediaciones.

La ofensiva de Hafter se inició cuando se encontraba en Trípoli el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en un aparente desafío a la comunidad internacional por parte del mariscal, exmiembro de la cúpula militar que en 1969 aupó al poder a Gadafi.

El máximo representante de la organización multilateral “instó a la detención inmediata de todas las operaciones militares para reducir la situación y evitar un conflicto total”.