Experta en salud pública asegura que hallazgo del mosquito que transmite el dengue es “una amenaza”

La doctora y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales, Nelly Alvarado, aclara que si bien la aparición del insecto no significa que esté la enfermedad, es importante que la ciudadanía tome conciencia de la amenaza que representa el mosquito Aedes aegypti.

1935

A fines de marzo pasado se dio la alarma en Iquique por el hallazgo del mosquito Aedes aegypti, insecto que puede transmitir peligrosas enfermedades como el dengue, el zika y la fiebre amarilla, entre otras. Rápidamente las autoridades regionales tomaron medidas y, por ejemplo, unos 130 efectivos del Ejército quedaron el jueves pasado a disposición del Ministerio de Salud para buscar y ver si hay más ejemplares del insecto en la zona.

Lamentablemente, en la madrugada del viernes se produjo una inusual lluvia en la capital de la región de Tarapacá, hecho que puede ayudar a la propagación de este mosquito, porque generalmente se reproduce en el agua, especialmente si se mantiene estancada.

Es por eso que para los expertos, esta es una situación preocupante. La doctora y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales y especialista en salud pública, Nelly Alvarado, manifestó que “es un tema para preocuparse, porque es un vector que no solamente transmite el virus del dengue, sino que también fiebre amarilla, zika, chikungunya y mayaro, que son enfermedades que comúnmente no tenemos en Chile”.

Aunque este insecto es posible hallarlo con mayor regularidad en la Isla de Pascua, en los últimos años ha habido casos en el norte. “Se encontró en el año 2016 y en el 2018 se halló en Arica, donde se hizo todo un plan de trabajo, que es el mismo que se está replicando ahora en Iquique, por lo tanto no es una situación que tenga adormilada a las autoridades. Hay que estar permanentemente atentos, porque el mosquito está presente y es una tremenda amenaza”, remarcó.

Respecto a las razones por las cuales ha aparecido el Aedes aegypti, explica que “efectivamente ha influido el clima, pero el tema más importante son las aguas, especialmente las que se acumulan o se mantienen estancadas, porque es donde generalmente se reproduce el insecto”.

También dio como ejemplo hechos cotidianos, como el uso frecuente de neumáticos para transformarlos en maceteros o para adornar los jardines de los patios y que sirven de recipiente para acumular agua, “donde las hembras pueden poner hasta 400 huevos. Entonces una de las recomendaciones es tapar los estanques de agua, limpiar evitando que se acumulen los desechos, reemplazar el agua por arenas húmedas en el caso de los floreros, lavar y cepillar bien los platos de las mascotas, limpiar y clorar bien el agua de las piscinas, porque son lugares fantásticos para que este mosquito se reproduzca”.

¿Es posible que este mosquito pueda moverse más hacia el sur de Iquique?

– Es posible, por eso que la vigilancia ha sido importante en las zonas donde se ha presentado el mosquito. Este mosquito es un insecto que tiene varias etapas, primero es un huevo, después viene una larva, después una pupa, después se transforma en un mosquito adulto que puede vivir entre uno y dos meses, y la que infecta finalmente es la hembra. Es un mosquito original de África y se ha radicado en zonas tropicales o subtropicales, su actividad baja cuando hay menos de 17 grados y desaparece si la temperatura constantemente está bajo los 12 grados. Epidemiológicamente, desde el 2016 que no había hallazgo de este mosquito, pero hubo entre medio como cinco sospechas que finalmente se descartaron, pero ahora apareció de nuevo, entonces no hay que quedarse dormidos con esta situación.

¿Qué otras medidas se deben tomar?

– Se recomienda, cuando uno viaja a lugares en donde está presente este mosquito, usar repelente, pero no cualquier repelente, sino aquel que contenga el compuesto llamado Dietil-meta-toluamida, porque si no lo tiene, no sirve. Ahora, hay que aclarar que el que esté el mosquito no significa que esté la enfermedad, por lo tanto las medidas de salud pública tienen que ser absolutamente preventivas.

“Según los datos que tiene la Organización Mundial de la Salud (OMS), se han descrito como 50 millones de infecciones y alrededor de 25 mil muertes por año por estas enfermedades relacionadas con este vector, entonces no es un problema menor”, aseveró la doctora Alvarado.

En caso de que una persona encuentre un mosquito o tenga sospechas de que se trate del Aedes aegypti, “hay que dirigirse a la autoridad pertinente, como las secretarias ministeriales regionales por ejemplo, que están con alta conciencia de este riesgo sanitario público. Las sospechas pueden ser del mosquito adulto o de la larva, en esos casos hay que llamar a la autoridad para que estudie el insecto y confirme o descarte si es el Aedes aegypti”.

Hallan en Iquique mosquito que puede transmitir fiebre amarilla, zika, chikungunya y dengue