OMC prevé un freno del comercio mundial por tensión entre China y EEUU

La entidad subrayó que escenarios como el incremento de las barreras arancelarias entre ambas potencias y la permanente incertidumbre respecto del Brexit entre Reino Unido y la UE, pueden bajar considerablemente la expectativa de la economía global en 2019.

203

“Si las tensiones comerciales continúan aumentando, podría haber un efecto de estancamiento todavía más importante para la economía”, advirtió este martes el director de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Roberto Azevedo.

Por ello la entidad pidió este martes resolver urgentemente los conflictos que en este plano tienen Estados Unidos y China, a la vez que rebajó sus previsiones de crecimiento del intercambio de productos y servicios para 2019, si la disputa entre ambas potencias se mantiene.

Según los economistas de la entidad, el incremento del volumen de intercambio de mercancías debería caer al 2,6% este año, frente al 3,0% en 2018.

Estas cifras son inferiores a las proyecciones más recientes de la OMC en septiembre pasado, que apostaban por un crecimiento del 3,7% en 2019 y del 3,9% en 2018.

La OMC aún no logra cuantificar el impacto real que tendrá este escenario en el intercambio, pero considera que se trata del “principal riesgo” asociado al nivel de crecimiento de la economía mundial.

Respecto del hasta ahora incierto Brexit, la entidad señaló que sus efectos dependerán de la naturaleza del acuerdo al que podría llegar el Reino Unido y la Unión Europea, no obstante considera que deberían “sobre todo, limitarse a esas dos economías”.

En 2020, el crecimiento de los intercambios comerciales internacionales debería alcanzar el 3%, “a condición de que se tranquilicen las tensiones comerciales”, sostuvo.

“Es urgente resolver las tensiones y concentrarse en la puesta en marcha de una vía positiva sobre el comercio mundial que responda a los auténticos desafíos de la economía actual”, insistió Azevedo.

Subrayó que “el comercio no puede jugar totalmente su papel de motor del crecimiento si los niveles de incertidumbre son tan elevados”.

Este llamado de la OMC coincide con el intento de Estados Unidos y China de poner fin al conflicto comercial que empezó el año pasado, con millonarios aranceles impuestos por ambos países.

Roberto Azevedo indicó que en caso de guerra comercial “el mundo entero sería perdedor porque habría un freno del crecimiento”. “Quizás habrá ganadores en ciertos sectores pero el efecto neto para los ciudadanos y para la comunidad mundial es negativo en el mundo entero”, insistió.

El máximo representante de la OMC enfatizó también que es vital “reforzar y preservar el sistema comercial”.

“Olvidando la importancia fundamental del sistema comercial basado en reglas, nos arriesgamos a debilitarlo, lo que sería un error histórico que tendría repercusiones sobre el empleo, el crecimiento y la estabilidad en el mundo”, recalcó.

En 2018 el freno del crecimiento del volumen de intercambios de mercancías fue general, una muestra de una caída de la demanda de importación tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo, según la OMC.

“El declive de los intercambios observado en 2018 fue principalmente provocado por Europa y Asia”, que representan respectivamente el 37% y el 35% de las importaciones mundiales.

Tras haber registrado un fuerte aumento en 2017, Asia tuvo un crecimiento del comercio más moderado en 2018. En paralelo, las importaciones europeas disminuyeron progresivamente.

América del Norte constituye “la gran excepción a esta tendencia”, apuntó la OMC, subrayando que el dinamismo de la economía de Estados Unidos contribuyó al fuerte aumento de las importaciones.

Varios factores han afectado al crecimiento del comercio en 2018, en particular de la introducción de nuevos aranceles y medidas de represalia, la debilidad del crecimiento económico mundial, la volatilidad de los mercados financieros y las nuevas condiciones monetarias en los países desarrollados.