Abusos sexuales: Opus Dei cierra investigación contra sacerdote Aztorquiza y remite informe al Vaticano

La prelatura del movimiento en Chile indicó que el pasado 28 de febrero culminó la indagatoria que comenzó con dos denuncias y sumó otras tres, en contra del presbítero de 82 años que actualmente está privado de ejercer su ministerio de manera pública.

781

Al Vaticano, serán remitidos todos los antecedentes relativos a las cinco denuncias por abuso sexual a menores de edad que pesan sobre el sacerdote Patricio Astorquiza Fabry, según informó el capítulo chileno del Opus Dei.

La prelatura indicó las primeras dos denuncias se conocieron en febrero pasado, y luego se sumaron otras tres, todas ocurridas entre 15 y 20 años y que fueron investigadas internamente hasta el 28 de marzo pasado cuando se cerró la indagatoria en contra del presbítero de 82 años.

Hecho este procedimiento, la congregación informó mediante un comunicado público que el resultado será remitido a la Congregación de la Doctrina de la Fe de la Sede Pontificia, institución encargada de analizar y establecer las sanciones contra los religiosos que hayan incurrido en ese tipo de delitos.

Mientras tanto, la orden indicó que se mantienen vigentes la medida cautelar establecida para Astorquiza, cual es la prohibición de ejercer públicamente el ministerio sacerdotal.

“A las personas afectadas les reiteramos nuestra solidaridad y nuestro pesar. Expresamos nuestro absoluto rechazo a cualquier abuso y nuestro compromiso de contribuir a que se esclarezca la verdad en este caso”, añadió el texto del Opus Dei.

La congregación informó también que quienes lo deseen pueden contactar al coordinador de protección de menores de edad, al correo coordinador.opusdei@gmail.com, sin perjuicio de acudir al Departamento de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal de Chile.

De acuerdo con los datos de la Conferencia Episcopal, al menos 42 sacerdotes y un diácono han sido condenados en el país por la justicia civil o canónica por abusos sexuales a menores.

En tanto, el Ministerio Público investiga 158 casos de abusos sexuales cometidos por 219 religiosos o miembros de la Iglesia, con un número de víctimas que asciende a 241.