“Reiwa”: El nombre lleno de esperanza que llevará la nueva era imperial en Japón

Todo lo que rodea el cambio de emperador es en sí un hecho histórico, ya que la abdicación de Akihito será posible tras la redacción de un decreto que le permite su retiro en vida y que es la segunda vez que el gobierno decide el nombre del futuro reinado.

247

“La primavera llega tras el duro invierno, este nombre quiere señalar el principio de un periodo que desborda esperanza”, señaló primer ministro de Japón, Shinzo Abe, al dar a conocer el nombre de la nueva era imperial que iniciará el futuro emperador Naruhito, una vez que su padre Akihito, abdique a su favor en un mes más.

El jefe del gobierno japonés dijo que “Reiwa”, como se denominará el próximo período que regirá a ese país es la unión de dos ideogramas que pueden significar “agradable” u “orden” y “armonía” o “paz”.

“Significa el nacimiento de una civilización en la que reina una armonía entre los seres”, precisó Abe en rueda de prensa, subrayando que aún está pendiente de confirmación su ortografía en alfabeto latino.

El experto en literatura japonesa de la Universidad de Nagoya, Ryan Shaldjian Morrison, propone como traducción más apropiada “venerable armonía”, señalando que el carácter “rei” puede tener otros significados como “orden” o “bien/bello/agradable”.

El término procede de una antología de poemas japoneses llamada “Manyoshu”, de hace 1.200 años. “Es la primera vez que se usa un término procedente de textos japoneses” y no chinos, precisó el jefe del Ejecutivo, a menudo considerado nacionalista.

El apelativo de esta era, cuyo anuncio es un acontecimiento histórico en sí mismo para los japoneses, es resultado de una reflexión de varios meses entre expertos, personalidades de diversos orígenes y dirigentes políticos.

“Es un nombre magnífico”, comentó ante las cámaras de la cadena pública NHK el premio Nobel de Medicina Shinya Yamanaka, quien formó parte de los nueve miembros del comité de personalidades.

El anuncio lo hizo a las 11:40 locales (02:40 GMT) el secretario general y portavoz del gobierno, Yoshihide Suga, quien mostró ante las cámaras un documento enmarcado con los kanjis (ideogramas) elegidos caligrafiados.

AKIHITO, EMPERADOR EMÉRITO

El anuncio del nombre de una nueva era es un enorme acontecimiento en Japón que llega acompañado de ediciones especiales de periódicos, espectáculos de caligrafías y fiestas populares.

Es la segunda vez que se anuncia de esta manera el nombre de una era. La anterior fue el 8 de enero de 1989, tras la muerte del emperador Hirohito.

Reiwa es la 248ª era que marcará el reinado de Naruhito, quien se transformará en el 126° emperador e iniciará su gestión el 1 de mayo, un día después de que su padre, Akihito, abdique, poniendo fin a la era Heisei (“la paz prevalece en todas partes”), que comenzó en enero de 1989.

El decreto que define el nombre de la nueva era está firmado por el emperador en ejercicio, quien pasará a ser emperador emérito cuando comience la era “Reiwa”, precisó la Agencia de la Casa Imperial.

Al príncipe heredero se le presentaron algunas propuestas el viernes, aunque su opinión no se tuvo en cuenta para tomar la decisión. Sería inconstitucional que hubiera influido en la elección final realizada por el Ejecutivo.

El nombre de una era está sometido a estrictas reglas: debe estar compuesto solo por dos “kanjis”, ser fácil de leer y escribir, y no debe emplear ni nombres comunes ni el primer carácter de ninguna de las últimas cuatro eras: Heisei, Showa, Taisho y Meiji.

IMPRESIÓN DE CALENDARIOS

Para evitar filtraciones, el panel encargado de elegir el nombre estaba encerrado en una sala especial de la oficina del primer ministro y sus teléfonos fueron confiscados.

Este lunes se escucharon, en una última etapa, las opiniones de los presidentes y vicepresidentes de las dos cámaras del Parlamento, antes de que un consejo de ministros extraordinario tomara una decisión final.

Esta fue la segunda vez en la historia que el gobierno decidió el nombre de la era, un hecho que ilustra el espíritu de la Constitución de 1947, donde todo aquello que concierne a la Casa Imperial y al emperador es determinado por el gobierno y el monarca tiene solo un papel de “símbolo del Estado y de unidad del pueblo”.

Desde el inicio de la jornada los medios de comunicación realizaban programas especiales y los periódicos preparaban ediciones especiales dedicadas a este acontecimiento histórico.

Akihito, de 85 años, dejará el trono casi tres años después de haber anunciado su intención de retirarse en vida, en agosto de 2016. Es la primera abdicación de un emperador japonés en dos siglos.

La ley sobre la Casa Imperial, un texto revisado en 1947, no prevé la abdicación y solo la muerte del emperador abre la vía a la sucesión.

En este caso, se redactó una legislación excepcional para permitir la abdicación del actual emperador y el gobierno decidió que el nombre de la era se anunciaría un mes antes, en un intento de satisfacer a todo el mundo.

Nada más anunciarse el nuevo nombre, los fabricantes de calendarios se lanzaron a imprimir nuevas ediciones con el nombre de “Reiwa”, que comienzan el 1 de mayo de 2019.