Tito Rivera es imputado de abuso sexual y queda con arresto nocturno y arraigo nacional

El fiscal Sergio Moya explicó que en esta oportunidad no se le formalizó por violación, ya que aún faltan pruebas para acreditar dicho delito, mientras que la abogada del suspendido sacerdote indicó que la querella no lo incluye.

176

Cinco meses para la investigación y las medidas cautelares de arresto domiciliario nocturno y arraigo nacional, dispuso el 13° Juzgado de Garantía de Santiago, para el presbítero Tito Rivera tras ser formalizado por el delito de abuso sexual en contra de Daniel Rojas Álvarez, quien lo acusó de haberlo violado en la Catedral de Santiago en 2015.

En menos de una hora se desarrolló la audiencia en el piso 10 del Centro de Justicia de Santiago, donde el fiscal Sergio Moya, le imputó los cargos respectivos.

Consultado del porqué no se le formularon cargos por violación al suspendido presbítero, el persecutor dijo que “esos son los antecedentes que tenemos hasta el día de hoy, nosotros ponderamos los antecedentes de la carpeta (investigativa), las pericias que se han practicado y, obviamente, el Ministerio Público en cumplimiento del principio de objetividad, formaliza por los antecedentes que podemos respaldar y por eso, el día de hoy sólo fue por abuso sexual”.

Añadió que en lo que respeta a la supuesta droga que le dio a beber el imputado a su víctima, Moya señaló que ese antecedente no estuvo considerado porque no han podido acreditarlo aún.

En tanto la abogada de Rivera, Sandra Pinto, recalcó que en la formalización “no es que se haya descartado violación, la querella siempre fue por abuso sexual. Una cosa es lo que diga el señor Daniel Rojas, otra muy distinta es el delito por el cual se querelló su abogado”.

Sobre las medidas cautelares aplicadas a su defendido, la jurista señaló que “son absolutamente acordes con el delito que se investiga y estaban previamente acordadas. A nosotros no nos perjudica de ninguna manera el arresto domiciliario porque el padre el padre Tito se acuesta y se levanta temprano, y, cinco meses para la investigación nos parecen súper razonables para los antecedentes y medios de prueba que queremos rendir”, apuntó.

Respecto a la versión de Rojas que asegura haber sido drogado por el religioso para acometer la violación de la que lo acusa en la Catedral Metropolitana, la defensora de Tito Rivera afirmó que “en el relato del denunciante (en la querella) nunca ha aparecido el tema de la droga, sino en posteriores declaraciones”.

Esta causa se enmarca en la investigación de 10 causas que lidera el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, por delitos sexuales cometidos por sacerdotes y por eventuales encubrimientos de los ex arzobispos de Santiago, Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz.

Al respecto el fiscal Moya fue consultado por la relación de este caso con los que se le imputan a ambos cardenales, respecto de lo cual indicó que “la declaración del señor Rivera se encuentra reservada, pero sí en términos generales, y lo planteamos ante el tribunal”.

“Él aportó múltiples antecedentes no solamente respecto del hecho que se le imputa en este caso en particular sino que dentro de otros hechos que investigamos, e incluso nos dio cuenta de hechos que nosotros no conocíamos que van a ser objeto de investigación. En ese relato se menciona al imputado Ezzati, y eso va a ser objeto de indagación las actuaciones o acciones que en su relato les atribuye a otras personas”.

Tito Rivera niega violación en la catedral y afirma que denunciante busca dinero

Ezzati tildó de “gravísimas” afirmaciones del sacerdote Tito Rivera